Erick Quirós.28 septiembre, 2020
Primitiva era uno de los personajes interpretados por Lucho que más cuadraba. Archivo
Primitiva era uno de los personajes interpretados por Lucho que más cuadraba. Archivo

El actor, director y escritor Lucho Barahona se encuentra recuperándose de una delicada caída que sufrió hace unos días, la cual le quebró la mitad izquierda de su cuerpo, incluyendo el brazo, el hombro, la cadera y la pierna.

A sus 90 años, los cuidados que debe tener son bastantes, pero las ganas de vivir y de continuar siendo una leyenda de la actuación en el país son muchas.

De momento está estable, llevando terapia y siendo chineado por sus amigos, que lo llaman y se preocupan por él a todas horas. También por la doctora Melba Vásquez, quien se ha convertido un ángel para él.

Esta es una batalla diferente a la que vivió hace más de 30 años, cuando en televisión se estrenó “La Lucha de Lucho”, programa que fue un pegue total el tiempo que se transmitió en el país.

En De boca en boca hicieron todo un especial de La Lucha de Lucho. Cortesía.
En De boca en boca hicieron todo un especial de La Lucha de Lucho. Cortesía.

El espacio de humor, en el que se dieron a conocer varias figuras como María Torres, Jackeline Steller, Alejandro Rueda, entre otros, marcó un antes y un después en la televisión tica y en la vida actoral de nuestro país.

Durante cuatro años se transmitió cada sábado a las 8 p.m., por canal 2, y hacía que la mayoría de familias se sentaran frente al tele a morirse de risa con la cantidad de salidas que tenían los personajes comandados por el chileno.

Cuando el espacio se estrenó, Lucho ya tenía una experiencia en tele con la novela “Hay que casar a Marcela”, con la que el chileno debutó en la pantalla chica.

Un fenómeno

Luis Alvarado, quien es pareja de Lucho actualmente, en aquel momento fue parte de la producción y también actuaba. Él nos contó que el fenómeno que se desarrolló en torno a la serie fue algo que nunca olvidará.

“Yo trabajaba detrás de cámaras, pero también, de vez en cuando, me tocaba salir en escena. María, Jackeline y Alejandro hacían cualquier cantidad de caracterizaciones, pero necesitaban apoyo y ahí era cuando entraba yo”, dijo.

Luis afirmó que los protagonistas de la serie eran verdaderas estrellas porque prácticamente todo el país se sentaba frente al tele a verlos.

“Fue un fenómeno. Recuerdo que La Lucha duró cuatro años y en ese tiempo siempre estuvo de primero o de segundo de rating, nunca bajó al tercer puesto. Yo lo comparo con “Quiero ser millonario” de canal 7, porque paralizaba al país, la gente corría para llegar a sus casas a verlo”, recordó Luis.

La Lucha de Lucho era un vacilón por el montón de personajes que había. Cortesía.
La Lucha de Lucho era un vacilón por el montón de personajes que había. Cortesía.

Para él, era interesante que la gente esperaba ver el espacio para luego comentar, ya sea al día siguiente o el lunes, sobre lo que habían visto en tele.

“El secreto es que era un programa familiar, no solo para cierto tipo de público. Nosotros en teatro decimos que si un niño se duerme en una función, hasta ahí llegamos, y por suerte los pequeños estaban muy pendientes de la serie, uno pasaba un sábado por la calle y no se veía ni un alma porque todos estaban en la casa frente al tele”, agregó.

También lo comparó con las participaciones de la Sele en el Mundial, que todo mundo habla de eso por días.

Luis, quien es la mano derecha de Barahona, considera que no fue que Lucho inventara el agua tibia con el programa, pero sí entendió que podía hacer muchas cosas bastante provechosas.

También le acercó a la gente el concepto de teatro, pues en aquella época se pensaba que solo era para los ricos.

“Yo recuerdo que antes de eso estaba el programa de Miguel Salguero en canal 13, pero con Lucho todo se paralizaba. Los personajes eran muy buenos, los chistes muy bien pensados, el programa tocaba varios temas y fue una forma de invitar a los ticos al teatro. Después de eso era normal ver a una familia humilde, que vendía frutas en el mercado, sentada a la par de un ministro o un diputado viendo una obra”, recordó.

Cuatro años duró la serie.

De hecho, la mayoría de teatros y actores en nuestro país agradecen a Lucho el impulso que le dio a esa industria, ya que en ese momento a la gente solo le cuadraba ir al cine.

“Se les decía que fueran al teatro, donde a los actores se podían tocar, saludar y hasta pellizcar, era algo más cercano que el cine y ahora usted ve que a la mayoría de ticos nos gusta el teatro”, señaló Luis.

El elenco que quedó marcado por la serie sigue siendo bastante unido, algo que se reafirmó con el momento duro que pasa Lucho. Son muchos los que han estado pendientes de él y su salud.

“El gremio es muy unido, no solo en esta ocasión, que cuando ustedes publicaron la nota todos nos llamaron, sino que en cualquier momento que alguien necesita algo, ahí estamos”, contó Alvarado.