Erick Quirós.31 marzo
Tamela Hedström extraña el rice and beans, la playa y el calorcito de Tiquicia. Facebook.
Tamela Hedström extraña el rice and beans, la playa y el calorcito de Tiquicia. Facebook.

Tamela Hedström vive en un país que la mayor parte del tiempo es más frío que el pico de un pingüino, por lo que se muere por visitar Tiquicia para mandarse un sabroso rice and beans en Limón.

La guapa artista, quien habla cinco idiomas, es mitad tica y mitad sueca, por lo que jaló a vivir a Estocolmo hace varios años, con el fin de reinventar su carrera y ahí encontró el amor.

La cantante destacó en el 2012 cuando fue nominada al Grammy Latino por su canción “Acércate” y una vez que terminó su participación en “Tu cara me suena”, en el 2015, se fue a vivir a México por un par de años, donde se dio cuenta que debía reinventarse y tomar una pausa.

En el 2018, después de sacar una canción con Noel Schajris de Sin Bandera, se fue a Suecia a estudiar Negocios Digitales y justo cuando estaba lista para volver a la música, cayó la covid-19 y le cambió todos los planes.

Gran parte de los meses los pasa así de abrigados. Instagram.
Gran parte de los meses los pasa así de abrigados. Instagram.

–¿Qué hace actualmente?

Escribiendo música, pero la mayoría de la gente con la que trabajo está en Costa Rica o en México y en Suecia no he podido grabar videos, así que espero que cuando vuelva al país pueda terminarlo. También empecé con un libro que habla de mi carrera musical y del accidente que tuve y me gustaría compartirlo (ocurrió en el 2004 y la mantuvo por seis meses en el hospital, donde la operaron 25 veces debido a fracturas en la espalda, la cadera y la pierna derecho).

–¿Por qué no siguió su carrera aquí?

Allá hay muchos músicos muy buenos, pero lo que da para vivir son las bandas de covers y eso no es nada malo, solo que esa no es mi pasión. Además, la producción musical es muy costosa. Es complicado porque no ha habido un boom musical después del chiqui-chiqui en los 80 o 90, pero aunque hay bandas muy buenas, es muy difícil tener una carrera allá con música original.

–¿Cómo es su vida en Suecia?

Es vacilón porque aquí en Estocolmo, un gran porcentaje de la gente vive sola, ya que es una ciudad de negocios. Yo vivo en un apartamento en una isla escandinava y para un latino siempre hace frío. En verano, si tenemos suerte, un día está a 26 grados, pero no siempre se da.

–¿Y cómo les ha ido con la pandemia?

Aquí hay mucha justicia social, hay posibilidad de estudio y de seguridad social para todos, con esto del covid ha quedado más que reflejado, porque mucha gente puede hacer teletrabajo, el Gobierno ha ayudado a las compañías para que sigan adelante. Si usted está enfermo, el salario le llega igual, con tal de que uno no salga y baje el riesgo de contagio. Es un país muy desarrollado en esos temas, los impuestos son altos, pero se nota que se devuelven de alguna manera.

Aunque si debo reconocer que les ha costado el tema del uso de mascarillas.

–¿Cuál es la mayor diferencia entre el sueco y el tico?

El sueco es más individualista, más planificador, aquí pagan una vez al mes y hay que ser ordenado para que la plata alcance, mientras que el tico es de familia y amigos y un poco más desordenadillo, pero tenemos muchas cosas en común, sin guerras, con educación y salud social, entonces si se compara con los vecinos, no se tiene el mismo estrés que sí tienen los países cercanos como Nicaragua, El Salvador allá o Rusia y Polonia aquí.

–Aparte de la música, ¿trabaja en algo más?

Mitad música y la otra en una empresa de digitalización de empresas, en la que trabajo con varios países.

–¿Cuántos idiomas habla?

Ahorita cinco, español, inglés, italiano, sueco y francés, aunque ese es el peor. También estoy en pañales con el árabe.

Tamela fue parte de la primera temporada de Tu cara me suena, la que ganó Luis Montalbert. Fotos Melissa Fernández Silva
Tamela fue parte de la primera temporada de Tu cara me suena, la que ganó Luis Montalbert. Fotos Melissa Fernández Silva

–¿Hace cuánto no viene por aquí?

El año pasado antes de irme para Emiratos, mi idea era estar seis meses en Costa Rica y los otros seis en Suecia, pero ahora con el covid ha sido complicado. Me duele no poder ver a mis padres, pero ya los van a vacunar así que los voy a visitar con mayor tranquilidad.

–¿Qué es lo que más extraña de aquí aparte de su familia?

Mis amigos, tocar, también me estoy muriendo por irme a Puerto Viejo a la playa y comerme un rice and beans, unos plátanos o un mango, cualquier cosa que sea fresca porque aquí todo se importa, lo que viene no está tan bello como en Costa Rica.

–¿Cómo está con el tema del corazón?

Es vacilón porque llevaba mucho tiempo soltera y hace poco, en plena pandemia, encontré el amor. Voy al suave pero bonito, llevo como medio año y es un americano-japonés, por eso me va tan bien con los idiomas, porque a través del amor se aprende mejor.

–¿Cuáles son sus planes?

Estoy esperando a que se calme un poco esto, alistando material para dividirme entre los dos países, siento que me dan balance y espero que Costa Rica pueda abrir más las fronteras de la música, que es tan necesario.

–¿Qué recuerda de su paso por Tu cara me suena?

Fue un reto fuerte, porque tuve que dejar mi personalidad de lado, aprendí a no tomar las cosas tan en serio porque allí la idea era el vacilón y no se fijan tanto en la calidad musical, lo cual me estresaba mucho y me llegó a frustrar que no se dio como yo quería.