Por: Erick Quirós.   23 abril
La tira cómica nos ayudará a entretenernos en medio de la cuarentena. COrtesía.

Óscar Arguedas es un diseñador gráfico, vecino de Calle Blancos, quien con su talento para crear nos alegrará cada semana a partir de este domingo.

Él es el creador de la tira cómica llamada: “Fantasía gráfica”, la cual les compartiremos en la edición impresa de La Teja.

Es una historia bastante interesante que domingo a domingo llenará de suspenso, magia y emoción, así que no se la pierda.

“Surgió de un sueño que tuve, me levanté de una vez a dibujarlo para que no se me olvidara, recuerdo que era como ver una película. La idea es dar un poco de entretenimiento a la gente en este tiempo que muchos están en la casa por lo del coronavirus”, dijo.

Fantasía gráfica incluye suspenso, drama y acción, por lo que no tiene nada qué envidiarle a las conocidas historietas que han llegado a la gran pantalla. Además, nos transportará a la época de los años 80 con un toque retro bastante agradable.

“Comienza con un asesinato que no hay manera de resolver por parte de una mujer, pero que cuenta con la ayuda de un fantasma para hacerlo. Fue un sueño bonito, pero que me dejó cansado de tanto estar pensando y espero que a la gente le guste tanto como a mí”, dijo Óscar, quien cuenta con la ayuda del colorista Mario Roberto Phillips.

Arguedas es un ejemplo más de que en Tiquicia hay bastante talento. Cortesía.

Arguedas tiene experiencia en este tipo de creaciones, pues hace unos años también creó El Sabanero, una tira cómica que publicamos en La Teja y que tuvo un gran pegue, incluso tuvo que imprimirla para que algunos de los seguidores la tuviera completa.

“Fue una historia diferente que gustó, se publicó un par de años y al final tuvo muy buen resultado. Hubo gente muy insistente que casi que obligó a sacarlo después completo porque tenían muchas ganas de tenerlo”, aseguró.

El artista aprendió solito, a pura práctica y obtuvo su primer trabajo como dibujante después de que, por pura casualidad, una persona viera sus diseños y le diera la oportunidad de unirse a una empresa.

“Fue algo como de casualidad porque me dieron trabajo y yo no sabía, fue algo difícil, pero estuvimos cuatro años, después me puse una agencia solo y luego un video club por 20 años, ahora volví a dibujar y aquí estamos haciendo lo que me gusta”, comentó.