Redacción .18 octubre

El joven periodista Diego Obando, jefe del programa “Fútbol al Día”, quiso jugar de redentor y terminó crucificado al tratar de defender a Jaqueline Álvarez luego de que esta irrespetara a Diego País durante la transmisión del programa.

Diego es morado más no fanático. COrtesía.
Diego es morado más no fanático. COrtesía.

La bronca es que los comentarios negativos se trasladaron de Jaqueline hacia Diego, quien parece que ahora es el que le cae mal a la gente que les ha tirado.

Por si no está enterado del cuento, la cosa fue así: en medio de una discusión, el pasado miércoles, por el desempeño de la Sele ante Panamá, la exfutbolista dijo que somos la burla en Centroamérica, a lo que País le contestó que eso no importaba.

Jacky, fiel a su estilo, no lo dejó ni desarrollar la idea y le mandó un planchetazo verbal: “a usted no le importa porque no es tico, a mí sí me importa mi país”.

Ante semejante conchada se desataron los comentarios en redes sociales en contra de la comentarista, quien en varias ocasiones se ha metido en problemas por no controlar la lengua.

Diego acompaña a su toca y a Álvarez en el programa. Cortesía.
Diego acompaña a su toca y a Álvarez en el programa. Cortesía.

Como no quedaron contentos con el alboroto, el jueves montaron un show, donde esta vez el protagonista fue Diego, quien “ayudó” a su compa con un editorial en el que explicó lo que es el programa y su esencia, lo cual no está mal, pero sí la forma en la que lo dijo y cómo lo dijo.

Al muchacho se le olvidó que se deben al público, ya que hasta retó a pelear a un seguidor del programa que le escribió algo en redes sociales. Diego se vio prepotente, cae mal y desubicado, al mejor estilo de Josué Quesada (ahora en Tigo), porque si bien el espacio es de polémica, nunca se debe perder el respeto entre ellos y menos a quienes les hacen el favor de verlos.

Ese no era el momento ni el medio para pedirle a la persona que le escribió, que le dijera las cosas de frente y menos con semejante cara de odio.

Todo eso hizo que los comentarios se enfocaran en Diego y que se olvidarán de Jacky, a quien se le hizo costumbre decir que por ser mujer la agreden y la critican, pero eso no justifica una falta de respeto contra un compañero de trabajo.

En fin, ojalá que todos hayamos aprendido de esto y que el programa siga creciendo, pero por bueno, no por este tipo de pifias.