Rafael Ramos, sicólogo

Por: Rafael Ramos 8 julio

“Tengo 63 años y he vivido prácticamente toda mi vida con mi actual esposo, él es una persona muy difícil y ni siquiera me habla. Lleva meses en silencio y con una actitud muy exigente, ya que todo le molesta. Me cansé y me voy a divorciar, ya que hasta mis hijas me dicen que debí haberlo hecho hace años. Creo que he sido una muy buena mujer y le he aguantado muchísimas cosas, como problemas económicos, licor y su carácter”.

"Creo que he sido una muy buena mujer y le he aguantado muchísimas cosas, problemas económicos, licor, su carácter, en fin", cuenta la lectora.

1. Usted ya tomó una decisión y cuenta con el apoyo de sus hijas. Nunca es una locura tomar una decisión así cuando esta implica la búsqueda del bienestar y la estabilidad emocional para crear un estilo de vida emocionalmente saludable a muchos niveles, así que cuando se toma una decisión que está orientada a la búsqueda de la paz se debe mantener la mirada en el objetivo.

2. Ahora no es tiempo para pensar por qué su pareja es así, por qué no cambió o por qué insiste en las mismas conductas. Tampoco vale la pena pensar por qué no valoró todo lo que usted hizo por él, ya que si lo hace, al final va a crear un círculo vicioso de preguntas sin respuesta, sobre temas y situaciones que la han acompañado a lo largo de su vida y eso le robará la paz.

3. Este es el momento para poner la mirada en su reorganización de vida porque separarse o firmar un divorcio no está orientado solo alejarse de una persona. El gran reto es replantearse la vida, su forma de ser, de pensar y de actuar, así como su forma de abrazar cada amanecer. Es un proceso para buscar nuevos intereses y hacer algo realmente transformador.

4. Enfóquese en usted y no se preocupe si tiene dudas y preguntas, porque es normal. Decidir a veces genera desconcierto y preocupación, pero su vida es hoy. Este es su momento, no hay edad para atarse a una persona y tampoco hay edad para limitar los sueños, usted simplemente actúe desde la coherencia. Además podría buscar ayuda profesional.

Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr