Farándula

“Lo busqué porque me siento lista, pero me dijo que lo dejara en paz”

Rafael Ramos, sicólogo

“Salí de una relación y a los pocos meses conocí a un muchacho y estuvimos saliendo casi un año, pero le dije que no estaba lista para formalizar otra relación. En ocasiones lo bloqueaba y luego lo volvía a buscar, pasamos tiempo juntos me aburría y me iba. Siempre le dije que no estaba lista y él siempre me decía: “yo te espero”, “yo te amo”, “dame una oportunidad”. Hace un mes me volví a perder y lo busqué porque me siento lista para seguir, pero él me dijo que lo dejara en paz. Entonces, ¿dónde está su promesa?, ¿por qué me dijo que me iba esperar?”.

1. Las personas cambian y muchas veces esto sucede porque incorporan nuevos criterios que van más allá de las emociones. Por ejemplo, alguien conoce a una persona, se enamora y de forma impulsiva dice: “estaré por siempre”, pero después de un año de inestabilidad, de falta de claridad y de múltiples rupturas y bloqueos en la comunicación, es posible que él haya hecho un análisis y dijera: “No funciona”.

2. Cuando una persona termina una relación y realmente no está listo, debería darse un tiempo para poner la casa en orden antes de involucrarse con otra persona.

3. Hay palabras que hablan de promesas, que se establecen en las etapas de enamoramiento impulsivo y no necesariamente es que no son ciertas, ya que su base es un impulso emocional, que luego al enfrentarse a una realidad compleja, inestable, de difícil conciliación y con dificultades para el establecimiento de una relación, llevan a las personas a una reflexión y motiva cambios en la perspectiva que se tenía respecto a la posibilidad de establecer una relación.

4. Usted dice que él tiene que entender que ahora sí quiere algo con alguien y que él debe asumir, pero usted no puede vivir la vida de forma unidireccional. Todo ser humano que pretenda una relación con otro está llamado a la responsabilidad emocional, tanto consigo mismo como con la otra persona. Revise esto a profundidad.