Excapitán de Alajuelense comentó sobre la situación que vive el club con Andrés Carevic

Por: Sergio Alvarado 25 agosto
Óscar Ramírez y Pablo Gabas son una yunta que trajo muchos éxitos a los manudos. Foto: Rafael Pacheco

El sábado anterior a las 10:46 p.m, minutos después que Alajuelense cayó sorpresivamente 1-0 ante Guadalupe por la segunda fecha del Apertura 2020, Pablo Gabas tiró un tuit que encendió las redes.

Una foto del excapitán erizo dándose un abrazo con Óscar Ramírez acompañado de la frase: “es momento de agregar una nueva foto a la mesa de luz”, sirvió para dar un mensaje claro.

Las casi cien personas que respondieron al mensaje y aquellos otros que lo compartieron en Twitter experimentaban el mismo sentimiento, el del deseo que algún día vuelva el Machillo al banquillo erizo.

Para Gabas la fotografía no es nada más que eso, un deseo, una ilusión sin que signifique que en el futuro cercano vaya a suceder, lo que si cree es que en Alajuelense algo pasa y debe cambiar.

Ver más!

“La foto con Óscar es solo un anhelo de verlo vestido de rojinegro de vuelta, algo que desearía simplemente, con esto no estoy pidiendo la cabeza de Andrés Carevic, solo es lo que me gustaría.

“Ahora bien, si me preguntás qué pienso de Andrés Carevic, te digo que todavía me deja muchas dudas su accionar en la cancha, con el tema de los juegos, los planteamientos, los cambios”, explicó Pablo a La Teja.

Como uno de los últimos íconos manudos, la afición toma las palabras de Gabas como una voz autorizada y que coincide con lo que piensan muchos sobre el desempeño del técnico erizo.

“Creo que como pienso yo, piensa el 90% de los liguistas, de que no le gusta el planteo, de que vas perdiendo y sacas a un delantero para meter a otro delantero, porque no jugamos con dos o tres delanteros.

“La gente lo que quiere hoy es ganar, quiere estar ahí arriba, que llegue a la final y salir con la foto de una copa, no quiere otra cosa más allá”, detalló.

A Carevic le está lloviendo durísimo apenas en el arranque del Apertura 2020. Foto: Rafael Pacheco

Cuatro de los cinco títulos de campeón que tiene Pablo con la Liga, los ganó con Óscar, por lo que es alguien que conoce muy bien y sabe lo que podría dar con un eventual regreso al León.

“La Liga actualmente tiene un equipazo, nosotros ganamos una final con Davis que nunca había jugado de central y conmigo de delantero que nunca fue mi posición, armamos un rompecabezas, no teníamos tantas variantes como este equipo, con 20 o 21 jugadores de calidad. Ahí es donde extraña todo”, dijo.

“En la Liga lo que está fallando es el entrenador”, es una de las frases que más se repitió en las respuestas al tuit de Gabas, pregunta que le hicimos de una al excapitán manudo.

“Me parece que la cabeza es el entrenador, es el que toma las decisiones y elige quiénes juegan, hoy Alajuelense está plagado de jugadores muy buenos, pero de nada te sirve si esos jugadores tan buenos no les facilitas o les das las armas claras para resolver un partido.

¿Más allá del deseo de los manudos es realista volver a ver al Machillo de vuelta? Ante esta pregunta Pablo Antonio no se anduvo con rodeos al reconocer que sinceramente lo ve muy difícil.

Además, un punto importante para Gabas son las elecciones en Alajuelense porque todo depende de quién sea el presidente, lo cual podría variar las cosas.

“Yo creo que en este momento no, no sé si con esta directiva lo haga, recordá que siempre el que estuvo con él fue Raúl Pinto, entonces no sé si él vendría en estas circunstancias.

“Creo que él quisiera venir con gente de su confianza porque va a necesitar mucho respaldo, acá también se está jugando un tema político y hay que tomar eso en cuenta. Creo que habría que esperar a que se dé esa situación”, destacó.

En la mente de uno de los líderes históricos del camerino erizo, retumba la idea de que en Liga hay que cambiar mucho para pensar en el éxito, tal y como lo dijo Bryan Ruiz el sábado pasado luego del partido ante Guadalupe. Por ahora a los manudos les queda cruzar los dedos y esperar un cambio, pero si por la víspera se saca el día, deberán esperar sentados.