Silvia Núñez.23 septiembre
Luis
Luis "Lucho" Barahona llegó al país a inicios de los 70's oriundo de Chile y desde entonces se convirtió en el papá del teatro nacional. Archivo

Una simple caída dentro de su casa tiene al actor Luis Alberto “Lucho” Barahona Rivera sin poder levantarse de la cama y como dice él, moviéndose como un robot.

El también escritor, de 90 años, se enredó en sus propios pies el jueves anterior cuando se levantó a prepararse un Ensure (suplemento alimenticio) y del golpe se fracturó la mitad del cuerpo al lado izquierdo.

El creador del recordado programa La lucha de Lucho (que se pasó por cuatro años en canal 2 a finales de los años ochentas), debió ser operado de emergencia la madrugada del viernes y su recuperación se llevará varios meses.

Los medicamentos que está tomando el dramaturgo para contrarrestar el dolor lo tienen algo desorientado, por lo que conversamos con su pareja, Luis Alvarado, quien es el que está a su cuidado con ayuda de una enfermera que lo visita todos los días.

“La caída fue muy fea porque todo el lado izquierdo, el brazo, el hombro, la cadera, la pierna, todo eso tuvieron que rehacerlo de nuevo con pines. La operación salió muy bien, aquí está recuperándose en casa y lógicamente está adolorido, pero está bien, relativamente”, explicó el también actor.

Lucho se dio a conocer tanto en televisión como en las tablas y a pesar de su edad aún sigue escribiendo nuevas obras. Archivo
Lucho se dio a conocer tanto en televisión como en las tablas y a pesar de su edad aún sigue escribiendo nuevas obras. Archivo
“El mismo peso del cuerpo lo fracturó, él no pegó la cabeza en ninguna parte, y donde él hizo un movimiento para levantarse fue lo peor, ahí fue donde se fracturó la cadera”, Luis Alvarado

Luis recordó que fue un gran susto el que se llevó al verlo en el suelo y quejándose del dolor y lo primero que hizo fue llamar a su doctora particular y después a la ambulancia para que se lo llevaran al hospital.

“Tiene cualquier cantidad de pines, él dice que parece un robot, y ya hoy (martes) empezamos con la parte crítica, no para mí, sino para él porque ya le está pasando como la anestesia y ya le está dando más dolor”, contó su compañero.

El actor fundó en primera instancia el teatro El Ángel y luego el teatro Lucho Barahona. Ambos están siendo administrados ahora por otros actores. Archivo
El actor fundó en primera instancia el teatro El Ángel y luego el teatro Lucho Barahona. Ambos están siendo administrados ahora por otros actores. Archivo
Gran apoyo

Bien dicen que en los momentos más duros es cuando se conoce a los verdaderos amigos y esos no le han fallado al actor en estos días.

Según contó Luis, sus compañeros de teatro no lo han dejado ni un minuto solo, pues todos han estado muy pendientes de su evolución. Algunos actores hasta hicieron un equipo de apoyo para estarlo visitando o asistirlo con la traída de medicamentos y de la comida especial que debe de comer ahora.

Uno que ha estado al pie del cañón es su colega Jaime “el Gato” Castro, quien mencionó que para él, como para muchos actores costarricenses, Lucho es como su padre actoral.

Jaime contó que entre lo que conversaron Lucho le contó que en esta cuarentena se propuso terminar de escribir una obra teatral de ocho actores y que también estaba redactando su propia biografía, a la que ahora deberá agregarle este inesperado capítulo.

Jaime y su esposa Rosibel se han estado turnando para ayudar con el cuidado del actor a quien dicen querer como un padre. Cortesía
Jaime y su esposa Rosibel se han estado turnando para ayudar con el cuidado del actor a quien dicen querer como un padre. Cortesía

“Ahí nos estamos turnando, yo me doy una vuelta mañana porque hoy tengo restricción. José Arceyuth también está llegando por ratitos, hoy llegaba Marco Porras y Lorena Varela estuvo anoche. Ahí vamos rotándonos para que Luis también descanse un ratito. Claro, bajo todas las medidas de higiene”, contó el dueño del teatro Molière.

El Gato mencionó que años atrás su padre falleció de un infarto fulminante y que con Lucho siente que está haciendo lo que no pudo con su papá.

“Para Lucho el hecho de sentarse uno a conversar, de ponerse a recordar su época de cuando vino al país, de sus vivencias en el teatro, todo eso lo hacen olvidarse un rato del dolor y de lo que está pasando”, dijo.

"Escándalo en el convento", fue la última obra que dirigió Luis Barahona el año pasado. Archivo
Poco a poco

Luis Alvarado mencionó que justamente todo ese apoyo que le han dado sus amigos de las tablas lo tiene anímicamente bien y por lo menos lo hace distraerse un poco porque no puede levantarse de la cama por nada.

Además, está recibiendo terapia física, llevando una estricta alimentación.

“Hasta el momento no se ha puesto malcriado ni grita, no, lo que sí le gusta mucho es conversar cuando se despierta.

“Todos los días viene una terapeuta que le enseña a movilizarse y nos dice a nosotros, los que lo estamos cuidando, cómo hacer el movimiento del brazo, de la pierna, la cadera. En la gente adulta es muy común eso que se caen y se quiebran la cadera, pero Lucho se la partió a la mitad, ese es el asunto”, explicó.

La Primitiva, es uno de sus personajes más recodados en la teleserie La lucha de Lucho. Archivo
La Primitiva, es uno de sus personajes más recodados en la teleserie La lucha de Lucho. Archivo

Según los médicos, su recuperación se tardará unos dos a tres meses y habrá que esperar cómo evoluciona cuando ya le toque empezar a caminar de nuevo.

Formador de talentos

Lucho Barahona fue el que llevó al teatro a actrices como María Torres y Marcia Saborío con su obra Gallito Pinto en los años noventa y también es como el papá de la carrera actoral de Mauricio Astorga, así como de otros actores nacionales.

El papá de los tomates en teatro
A finales de los años ochentas e inicios de los noventas, el actor de origen chileno tuvo en canal 2 la teleserie de comedia La lucha de Lucho y luego Rueda la lucha, donde se dieron a conocer actores como María Torres, Gustavo Rojas, Eugenia Fuscaldo y presentadores como Alejandro Rueda..