Redacción .14 julio

María Edite Santos Raposo tuvo una aventura con el cantante Julio Iglesias que duró tan solo una semana, en 1975 y fruto de esos siete días de pasión, nació Javier Sánchez Santos, quien hasta la semana pasada logró ser legalmente reconocido como hijo del famoso.

Su madre, de origen portugués, era una bailarina de ballet que fue contratada para actuar en un cabaret de Girona, España.

Javier ganó el derecho a ser uno de los herederos cuando fallezca Julio Iglesias.
Javier ganó el derecho a ser uno de los herederos cuando fallezca Julio Iglesias.

En el proyecto se involucró Julio Iglesias y según ella “la atracción fue mutua e inmediata".

“Sabía que estaba casado, pero pasamos todo el tiempo juntos, yendo a la playa juntos por las tardes, cenando juntos después del espectáculo y pasando noches en su chalet alquilado”, recordó.

Según el medio Dailymail, al terminar su espectáculo en el cabaret, Julio le dio un par de jeans para que lo recordara. Después no se volvieron a ver y María se dio cuenta que estaba embarazada.

Julio se perdió

Al nacer Javier, ella buscó una forma de hablar con el cantante, pero nadie la ayudó. Dejó el ballet y terminó sirviendo paella en un pequeño restaurante en Valencia.

A diferencia de Julio, ella tuvo que dejar todos sus sueños por tener a su hijo Javier, y aunque se siente feliz de su hijo, tuvo muchos problemas de dinero, a pesar que anteriormente ellos dos saltaron al éxito al mismo tiempo, solo que ella descendió rápido.

“Cuando Julio y yo nos conocimos, ambos éramos estrellas. Tuvimos el mismo desempeño cuando nos reunimos en julio de 1975 en Las Vegas de Sant Feliu de Guixols, en Girona”, respondió.

Mi justicia es que siempre he estado diciendo la verdad”, María Edite.

"Pero cuando quedé embarazada tuve que dejar de ser bailarina de ballet, Julio destruyó mis sueños. Siempre es la mujer la que tiene que recoger las piezas”, expresó.

Julio tiene cinco hijos con Miranda Rijnsburger. Facebook
Julio tiene cinco hijos con Miranda Rijnsburger. Facebook

Una vez le dijeron que Julio preguntó por ella y sus colegas anteriores le dijeron que tenía un hijo en Valencia “pero nunca nos contactó a ninguno de los dos ¿Qué clase de hombre se comporta así? ¿No acudir a una citación judicial? ¿Qué es eso?", expresó la exbailarina.

Años de pleitos

Su primera acción legal fue en 1990 al presentar la demanda de paternidad en Valencia. Los abogados de Julio la negaron y él se opuso a realizarse una prueba.

Ante este hecho, María llevó a Javier, a los 13 años, a un concierto de Julio Iglesias pero no pudo verlo, reveló María.

El español siempre ha tenido fama de mujeriego. AP.
El español siempre ha tenido fama de mujeriego. AP.

El año siguiente el cantante dio una entrevista en donde mencionó que “No tendría tiempo para cantar si tuviera que someterme a una prueba de paternidad cada vez que una mujer dice que la tengo embarazada”.

Siempre supe que Julio era su padre", María Edite.
Las pruebas

Para presentar las pruebas de paternidad y demostrar que Javier es hijo de Julio Iglesias, obtuvieron una botella de agua que desechó Julio Jr. en Miami, Florida mientras estaba surfeando.

Esta evidencia se le mostró al juez, y aunque él negó la prueba de ADN, dictaminó que María decía la verdad sobre la relación que tuvo con el cantante, incluidas las descripciones del chalet que había alquilado.

Miranda era una exitosa bailarina y terminó de mesera cuando quedó embarazada del cantante. Facebook
Miranda era una exitosa bailarina y terminó de mesera cuando quedó embarazada del cantante. Facebook