Ileana Vargas.13 septiembre

La modelo Marcela Negrini le abrió su corazón a La Teja y le contó todos los detalles de la historia de amor que vive actualmente y que la tiene muy ilusionada.

La curvilínea hasta nos contó que su novio la sorprendió al entregarle un anillo con el que le hizo una promesa muy especial, de serle fiel.

Marcela contó que aunque su novio es 8 años menor que ella, es un hombre muy maduro y que tiene claro qué quiere en la vida. Cortesía.
Marcela contó que aunque su novio es 8 años menor que ella, es un hombre muy maduro y que tiene claro qué quiere en la vida. Cortesía.

La oriunda de Orotina tiene novio oficialmente desde hace un mes, se trata de Gilbert Tercero Castro Madrigal, quien es farmacéutico y dueño de varias farmacias. El galán vive en Guápiles y es 8 años menor que la modelo. Según “Marce” es hombre es todo un caballero.

La noticia de la nueva relación de la exreina de las Frutas sorprendió a muchos, ya que por cerca de seis años fue novia del dermatólogo Erick Rojas, pero la relación con el “doc” tuvo más bajos que altos, por lo que rompieron la relación y la reactivaron varias veces, hasta que hace poco más de un año Negrini le puso punto final.

–¿Cómo surgió el amor entre ambos?

–Nosotros nos conocíamos desde hace años, éramos amigos. Hace unos meses comenzamos a hablarnos, hasta que nos dimos cuenta que hablábamos todos los días y que empezamos a contarnos más cosas. Después de varios meses así planeamos un viaje con la hermana de él y un amigo, y pasamos todo el día juntos durante ese viaje. Era obvio que había mucha química ente nosotros y cuando regresamos del viaje él me propuso que lo intentáramos.

–¿Qué la convenció aceptar iniciar la relación?

–Somos superiguales, así que tenemos los mismos gustos. Nos gusta hacer ejercicio y nuestras experiencias en las relaciones han sido parecidas y creo que hasta es nos ha ayudado para saber qué es lo que no queremos y qué es lo que queremos. Él es muy hogareño, su familia es demasiado bella y la conocía desde antes. Sus papás nos han aconsejado mucho para no caer en las cosas que vivimos en el pasado, fue por esas cosas que decidí darme la oportunidad.

La pareja estuvo de paseo hace unas semanas en Aruba. Cortesía.
La pareja estuvo de paseo hace unas semanas en Aruba. Cortesía.
La infidelidad, nunca más la volvería a permitir", Marcela Negrini, modelo.

–¿Por qué decidieron hacer pública la relación por medio de redes sociales?

–A él le advertí sobre mi posición como figura pública y le había dicho que en el momento en que saliera a la luz iba a ser un boom. Todo eso lo habíamos conversado y cuando comenzamos a salir con más frecuencia y lo visitaba en Guápiles, la gente nos veía juntos y sabíamos que en algún momento nos iban a tomar una foto e iban a decir cosas que no eran ciertas. Nosotros decidimos comentar sobre nuestra relación en el momento oportuno y por eso fue que un día subí una foto juntos y publiqué un comentario.

–¿Ha recibido críticas por esta nueva relación?

–Todo eso se lo advertí a él, le dije que tuviera mucha paciencia porque nos vamos a encontrar con gente que se alegre con la noticia y con personas que nos van a criticar y decir cualquier cosa, como que yo cambio de novio como cambiar de calzones. La verdad no sé porque lo dicen, si mi última relación duró casi seis años. Es más, yo tengo más de un año de haber terminado con Erick. En noviembre habíamos intentado regresar, pero a los días me pregunté: ‘¿Qué estoy haciendo? ¿Otra vez a lo mismo?’. Uno a veces no ve las cosas porque tiene la ilusión de que ciertas cosas de la pareja cambien y confía en lo que este le dice, pero la verdad es que el otro no va a cambiar. Regresar era volver a lo mismo y no quería eso. Así que la decisión de estar con Gilbert ha sido pensada y nada apresurada.

–¿Qué detalles ha tenido Gilbert que la enamoran?

–Me dedica tiempo, él siempre está conmigo y yo no estaba acostumbrada a eso. Además me dio un anillo de fidelidad.

La modelo y el farmacéutico jalaron a divertirse como chiquillos sl parque temático Universal Studios en Estados Unidos. Cortesía.
La modelo y el farmacéutico jalaron a divertirse como chiquillos sl parque temático Universal Studios en Estados Unidos. Cortesía.

–¿Cómo fue ese momento en el que le dio el anillo de fidelidad?

–Me lo dio el día que él cumplió años, porque yo al día siguiente salía del país. Me dijo que era un símbolo de compromiso, de fidelidad, que lo hacía porque quería que supiera que él tomaba la relación como un compromiso serio, que no iba a jugar conmigo, que iba a estar a mi lado.... ¡Eso me enamoró más! No sigo porque termino llorando.

–Erick y usted habían dicho que estaban comprometidos, ¿qué pasó con ese anillo?

–Erick nunca me dio un anillo, nunca existió, fue solo un compromiso de palabra, pero nada más.

–¿Qué cosa nunca volvería a permitir en una relación?

–La infidelidad, nunca más la volvería a permitir.

–¿Cómo describe su situación emocional actualmente?

–Plena, me siento mejor que nunca. Estoy con una persona que me complementa y la verdad que siento nervios y hasta un poco de sustillo porque nunca me había sentido como ahora. Además mi familia está muy bien, así que no puedo pedir más.

¿Cómo  creer que  una persona va en serio en el  amor?
Rafael  Ramos sicólogo  y director del  CEDHI da unos  tips para   saber  cuándo la  cosa  va en serio:
•  La persona está dispuesta a conocerlo sin reparo y sin complicaciones.
•  Hay planes específicos, se coordinan salidas.
•  Hay una estructura de comunicación clara, constante y respetuosa.
•  No hay contradicciones como: “Me gusta mucho, pero no me siento listo”.
•  La persona está clara sobre lo que quiere.
•  Tiene que tener su pasado resuelto y no andar oliendo a su ex.
•   La persona propone, escucha y negocia en aras de construir una relación.
•   No hay reparo en integrarse de forma progresiva en el entorno social o familiar.
•   Hay propuestas sanas, no son impulsivas.
•   Las propuestas sanas no hablan de amor y de un proyecto de vida a los pocos días de haberse conocido.
•   Hay estabilidad emocional.
•   No hay una urgente necesidad de estar siempre con la otra persona.
•   No se perciben estructuras de dependencia emocional.
•   No hay reclamos tontos, ni inseguridades.
•   No hay celos desproporcionados, ni conductas asfixiantes.