Silvia Núñez.24 junio
La periodista hasta volvió a trabajar en la organización de eventos farandulero. Foto: John Durán
La periodista hasta volvió a trabajar en la organización de eventos farandulero. Foto: John Durán

La periodista Maricruz Leiva ha ido retomando su vida habitual poco a poco luego del sustote que se llevó en setiembre del año pasado.

Producto de las quemaduras que sufrió por una liposucción mal hecha debido a la aparente mala manipulación de la máquina de láser, la presentadora quedó con severas heridas en todo el abdomen y en la espalda. Tuvieron que hacerle injertos de piel.

Ahora sus mayores aliados son las cremas cicatrizantes y humectantes pues, según contó, los doctores la mandaron a tener la piel bien humectada para que no se le vuelva a abrir.

“Mi piel está como un papelito, como una cascarita de cebolla porque apenas se está regenerando. Con cualquier cosita se puede volver a abrir y para evitarlo paso humectándola y humectándola, si se me seca un poquito se me vuelven a abrir las heridas. Como me dijo el doctor Joaquín Sánchez Caballero, póngase hasta sebo cubano si tiene que ponerse”, dijo Mari.

Bien embarrada

Ahora en el bolso de la comunicadora no puede faltar una crema. Dice que al día se echa hasta doce cremas distintas con tal de no volver a caer en el hospital.

Entre los productos que se unta están aloe vera o sábila, aceite de cupuacu, aceite de coco orgánico, crema de rosas (que le dieron en el hospital), silicón kemagel, aceite de cacao, aceite de almendras, sebo cubano, aceite de cannabis, manteca de karité y Eucerin para piel extremadamente dañada.

La mayoría las ha comprando en macrobióticas del mercado central de San José.

“La primera que me pongo es el silicón y luego me voy poniendo todas las demás. No siempre todas, pero trato”, confesó.

Todo estas cremas son las mejores aliadas de la periodista en su proceso de cicatrización. Facebook
Todo estas cremas son las mejores aliadas de la periodista en su proceso de cicatrización. Facebook

La presentadora de televisión además contó que pese a que ya se siente muy bien aún sigue asistiendo a consulta con su doctor.

La próxima cita será en julio y explica que en la Clínica del Dolor le dejaron “cita abierta" en caso de que se le abra la piel.

Hace unos días Maricruz viajó a Nueva York para visitar a una sobrina que iba a ser mamá. Eso la alegró porque se siente muy bien por poder hacer de nuevo tanta cosas que le encantan y que en algún momento pensó que no podría hacer más.