Rafael Ramos.15 enero

“Mi esposo empezó un programa en alcohólicos anónimos hace un mes y por fin aceptó, después de cinco años de matrimonio, que tiene un problema con el alcohol. Él realmente ha estado muy comprometido durante este mes con todo su tratamiento, así como con el psicólogo y el psiquiatra, pero a mí me asusta que tenga una recaída, porque le dije que si él cambia, no estoy dispuesta seguir”.

"Por fin aceptó después de cinco años de matrimonio que tiene un problema con el alcohol", contó nuestra lectora.

1. Como todo proceso es normal que se dé un periodo de crisis. En el caso del consumo del alcohol por parte de su esposo, que tenga miedo a una recaída o que no asuma el compromiso de dejar el alcohol para establecer una vida de pareja y familiar estable y menos compleja es normal, pero esto es un proceso.

2. No puede perder de vista que esto es un tratamiento y que lleva un mes comprometido con las reuniones de alcohólicos anónimos, el apoyo del psiquiatra y con la terapia psicológica, así que debe darle tiempo. Sería ideal que usted y su familia se involucren en el tratamiento, porque el alcoholismo tiene afectaciones no solo para la persona que consume, sino para toda la familia, de ahí la importancia de ser parte de este proceso.

3. Cuando se trabaja en equipo, cada uno asume su rol y se tiene la motivación para enfrentar las crisis, el proceso puede ser muy positivo y sano, pero hay que darle tiempo. Estamos hablando de una situación que implica una adicción, pero adicional a esto implica cambiar el estilo de vida, la forma de pensar y de actuar. Todo esto requiere tiempo para que pueda establecerse una curva estabilidad.

4. Él ya asumió los primeros pasos de su recuperación y, aunque usted tenga miedo, deben trabajar juntos por consolidar una nueva etapa en su relación libre de alcohol que les permita sentirse profundamente conectados, en aras de construir una nueva relación.

Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr
Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr