Farándula

“Me enoja que mi novio sea tan sociable, que tenga tantas amigas”

Rafael Ramos, psicólogo

“Tengo una fuerte necesidad de controlar. Siempre he sido celosa y sé que eso no está bien, pero me han lastimado mucho. Tengo varios meses con mi novio, él es muy bueno, pero también es como muy sociable y a mí eso me molesta. No le digo nada, él lo nota y yo lo que hago es quedarme callada, a veces por días. Pero me animé a hablarle y le dije que me enoja que sea tan sociable, que tenga tantas amigas y me dijo que él no puede estar con alguien así, entonces me pongo pensar que tal vez yo tenía razón, para él son más importantes sus amigos que lo nuestro”.

1. Siempre se va a generar conflicto cuando pretendemos que una persona tenga como único centro de atención la relación, pues esto no corresponde a la realidad. Todas las personas tienen diferentes círculos de socialización, en los que claramente hay afecto. De hecho, todos tenemos diferentes niveles de afecto, hacia los amigos, compañeros de trabajo, familia, pareja y personas que son importantes en nuestra historia, el tema es que sea un afecto balanceado, transparente y claro.

2. Si usted dice que tiene una posición basada en la desconfianza, de dudar de su pareja simplemente porque es sociable, debe emprender un camino de revisión interior, para que logre una visión objetiva y sana de lo que implica estar en pareja.

3. Una visión absorbente, basada en control, supervisión, cuestionamientos, irritabilidad y con expectativas de que la otra persona se aleje de todo su entorno, es indicador de un proceso emocional que afecta su parte interpersonal y usted no puede caminar sobre esta vía. En caso de pretender construir una relación estable, busque ayude.

4. Si a partir de sus cambios de humor, su silencio, incomunicación, los reclamos y las molestias planteadas en torno a la forma de ser de su pareja, él decidió terminar y su conclusión es que usted tenía razón, esta es otra razón urgente para que se permita reconocer y asumir que debe trabajar en su equilibrio emocional, todo patrón de control que termine en coacción o manipulación, victimización y demás, debe ser revisado a profundidad.