Rafael Ramos.Hace 5 días

“Soy una mujer de 38 años y me involucre con un muchacho de 22. Él es buena gente, me gusta mucho sexualmente, la pasamos bien, pero hasta ahí. El problema es que él se enamoró y yo la verdad no tengo ningún interés. Yo vivo sola y él viene a pasar días a mi casa, son días de mucho sexo, no me siento mal por esto, pero me salió con que habló con la familia y les dijo que se va juntar conmigo. Yo lo puse en jaque y le dije que lo nuestro era solo entretenimiento, pero él se sintió muy mal y ahora hasta los papás me llaman para decirme cosas horribles porque dicen que él está muy deprimido porque yo terminé con él”.

1. Toda persona tiene el derecho de que le digan las cosas como son para que no lo hagan a uno perder tiempo. Tal vez habría que haber estado ahí, quizá su forma de decirlo fue muy dura y radical, eso no lo sé, lo cierto es que dejó claro que su interés es otro y que la relación no da para un proyecto de convivencia. Es mejor establecer las cosas tal y como son que vivir creando una expectativa afectiva que a la larga puede lastimarlo mucho más.

2. Cuando se establece una relación, cualquiera que sea, todos tenemos que dejar muy claras nuestras aspiraciones y perspectivas para no crearle enredos emocionales a otro ser humano. Si usted dejó esto claro y este muchacho no quiere entenderlo, entonces sería conveniente que él vaya a terapia y se ubique, pero eso no le toca a usted, le toca a él, es un adulto joven y quedó claro que él tiene otras aspiraciones distintas a lo que usted visualiza de esta relación. Veo válido hablar sin pelos en la lengua, marcar la cancha para evitar contradicciones y ambigüedades, claro sin lastimar a la otra persona.

3. Por otro lado, ustedes terminaron, ¿le toca a sus exsuegros intervenir a estos niveles, sobre todo cuando hablamos de una relación que pareciera ser informal y sin ninguna proyección? Usted toma sus decisiones y que ellos le den el apoyo al muchacho. Si está deprimido que le ayuden a buscar terapia y una valoración de un médico siquiatra, que vaya al sicólogo para que enfrente su vida. No le toca a usted estar ahí.

4. Hay que tener mucho cuidado con estas relaciones que tienen una orientación al entretenimiento sexual, porque cuando esto se vuelve frecuente y uno de los dos desarrolla un apego emocional, el proceso puede complicarse muchísimo, así que es mejor dejar las cosas claras cuando sentimos que los cables empiezan a complicarse.

Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr
Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr