Rafael Ramos.21 mayo

“Le escribo para desahogarme. Con esto de la pandemia a mis hermanos los despidieron y a mí me toca asumir los gastos fijos de la casa. No tengo ningún problema con esto, pero el tema es que no solo me toca pagarlo todo sino que me toca hacerlo todo. Ellos se levantan tarde, no ayudan en nada, no recogen los platos, yo estoy en el trabajo y me toca hacerlo todo. Mi mamá simplemente no se mete, se queda callada, me dice que tenga paciencia, que le dé gracias a Dios que tengo trabajo, pero esto me tiene muy molesta”.

"Usted tiene derecho a descansar y a recibir apoyo, incluso en lo económico", es parte de la respuesta del experto.

1. Efectivamente la carga emocional que muchas personas estamos viviendo en torno al tema de la pandemia ha sido muy compleja y tiene muchas aristas que no comprendemos bien. Una de estas es la integración familiar, distribución del trabajo y las finanzas en familia. En medio de una situación de desempleo esto ha alcanzado niveles impresionantes en el país, esto nos reta a la solidaridad, al apoyo y a una mejor administración de nuestro dinero.

2. No obstante, también creo que la pandemia nos ha puesto en una dimensión en la que con mayor conciencia, al estar más en casa, podemos visualizar mejor todo lo que implica el trabajo en casa, todo lo que implica administrar un hogar. Por supuesto que esto nos reta a hacer cambios en este momento.

3. Llegó el momento de cambiar la conducta, con esto me refiero a que simplemente asuma lo que le corresponde en su trabajo, colabore en la casa sin que tenga que asumir el 100%, a veces hay que dejar que la pila se llene de trastos, que otros sean los que recojan, barran y limpien, para que usted no se vea expuesta a tener que hacerlo todo, porque esto definitivamente no ayuda. Comprendo su frustración y creo que es momento de que todos como familia asuman las responsabilidades, máxime si todos son adultos. Si esto no se da, lo que puede hacer es cambiar su conducta y soltar estos patrones, hay que dejar que las otras personas tengan necesidades, no tiene por qué resolverles la vida.

4. Haga lo mejor que pueda, sin sacrificarse, empiece a poner límites, administre el no, no se deje manipular. Usted tiene derecho a descansar y a recibir apoyo, incluso en lo económico.

Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr
Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr