Erick Quirós.10 noviembre, 2017
La moncheña no piensa en dejar de modelar porque eso le da de comer. JOHN DURAN
La moncheña no piensa en dejar de modelar porque eso le da de comer. JOHN DURAN

La modelo Melissa Mora abrió su corazón para contar uno de sus secretos más guardados y que más dolor le genera.

Meli perdió la custodia de su pequeña Camila, de siete años, hace cerca de 4 meses debido a una denuncia que le puso el papá de la chiquita, Luis Villalobos. En este momento la niña vive con la familia de él.

Esta información fue publicada en la página Escri-viendo y por eso Mora decidió aclarar cómo está el tema.

Dice que esa acusación era de violencia doméstica, pero no por maltrato o agresión física a la niña, sino por el entorno en el que ella, Melissa, se desenvuelve. Ese entorno incluye sesiones de fotos y presentaciones musicales con poquita ropa.

Todo esto se dio en el momento en que la moncheña participaba en "Tu cara me suena", de Teletica. Dice que por eso su dolor era más grande al ver los comentarios que hacían de ella cada semana luego de sus presentaciones en el espacio de imitaciones.

Ahora Mora se encuentra a la espera de que un juzgado de San José le diga si la pequeña puede regresar con ella.

Este viernes Melissa nos atendió para hablar de lo que está pasando.

–¿Cómo está la situación con su hija?

Ahora estoy esperando y rogando que el Juzgado de San José agilice los trámites para que me la devuelvan. Yo, por respeto a ella, no quería hablar de esto, de mí pueden decir lo que quieran, pero aquí es ella la que se involucrada; sin embargo, se filtró la información y por eso doy la cara.

¿Qué fue lo que pasó que hizo que ella pasara a vivir con el papá?

Yo recibí una llamada para extorsionarme, seguro la gente piensa que por salir en televisión uno tiene mucho dinero y no, yo me he ganado las cosas con trabajo y también tengo cosas por pagar. Le dije al papá de Camila que la cuidara mucho porque me asustó esa llamada que me hicieron y más bien él se valió de eso para ponerme una denuncia por violencia doméstica. No porque le pegara o le gritara sino por mi entorno de trabajo. Un día me llegó la notificación de que tenía medidas cautelares y que ella se iba para la casa del papá mientras duraba la investigación.

¿Puede ver a su hija?

Sí, todos los días pero en la casa de él (el papá); de hecho el papá de ella solicitó que yo no la viera por un año, pero no fue así, ahora el 11 de octubre salió la resolución de que ella regresaba conmigo, pero ellos me la escondieron para así tener más días y apelar. Ahora pasó al Juzgado de San José y espero que me la devuelvan ya, yo quiero que pase Navidad conmigo porque es mi derecho.

¿Cómo ha estado usted con todo esto?

Sumamente mal, con antidepresivos porque he pasado con ataques de ansiedad, he bajado mucho de peso y he pasado en el hospital, porque extraño a mi hija. Podrán decir lo que sea de mí, pero siempre he sido buena madre. Durante todo el proceso de Tu cara me suena yo me sentí terrible, el día que hice a Romeo Santos me sentí tan fea y con la mente en otro lado. Por dicha mis compañeros me respetaron y en el canal me apoyaron porque mucha gente opinaba en mi contra y no sabía lo que estaba pasando. Llevo cuatro meses sin dormir bien por todo esto que está pasando; gracias a Dios he contado con el apoyo de mi familia y de mi novio, que es un pan de Dios porque si no no sé qué hubiera hecho.

El día que interpretó a Romeo Santos, Meli estaba devastada. foto Rafael Murillo.
El día que interpretó a Romeo Santos, Meli estaba devastada. foto Rafael Murillo.

¿Y cómo está ella?

Ella no entiende bien lo que está pasando, pero me dice que me extraña mucho.

¿Ha hablado con el papá de ella para llegar a un acuerdo?

Sí, le he dicho que tenga compasión, pero él parece que no entiende que la mamá soy yo. Piensa que la que tiene que estar con ella es la mamá de él, entonces él lo hace todo por medio de abogados.

–¿Ha pensado en dejar de modelar para evitar que el problema se haga más grande?

No, no voy a dejar de lado mi trabajo porque es lo que me da de comer. Si una jueza me dijera que es violencia doméstica (modelar) yo dejaría de hacerlo, pero no es así, siempre he sido muy trabajadora y por eso nunca le he metido pensión al papá (de la niña), siempre he sido muy independiente y así seguiré.