Rafael Ramos.9 junio

“Mi esposo es muy poco detallista, trato de ser muy cariñosa, pero él no lo es conmigo. Le digo que no hay detalles, que ni las gracias da cuando le hago un favor, él pide muchas cosas y yo siempre estoy resolviendo problemas, haciéndole mandados y él no valora nada. Él se escuda en que trabaja mucho, que no nos hace falta nada y mis hijos casi ni le hablan porque llega a la casa y pasa pegado al televisor hasta que se duerme”.

1. Los detalles en el amor son un elemento esencial para una relación de pareja, esta es una obligación libre y ayuda a mantener sano el proyecto de vida, no alcanza con cumplir las obligaciones económicas propias de tener una familia, es decir, que pagar el techo, los recibos de servicios públicos, la comida, si bien son un acto de amor y de responsabilidad, son una obligación propia del vivir en pareja y familia.

2. Los detalles son una expresión de afecto, además de ser una muestra de apertura, cercanía, comunicación e interés. Cuando esto falla y las relaciones se vuelven funcionales en términos de la administración del hogar, pero nada más, se van creando vacíos afectivos que no sólo desmotivan a la pareja, sino que fragilizan las bases de la relación.

3. Toda persona está en la obligación de escuchar a su pareja, de analizar lo que dice, tomar lo bueno y utilizarlo para poder crecer y tener una relación estable.

4. Es lamentable observar parejas que poco a poco van perdiendo el interés en su vida afectiva, mucho nace en estos procesos de ausencia de detalles, que progresivamente rompen la comunicación y anulan el interés pudiéndose evitar.

5. Cuando estas cosas se presenten es una señal de alerta a la que tenemos que prestarle atención para que se haga un cambio, no se trata de justificar o culpabilizar, se trata de caer en cuentas de que el buen trato y el afecto deben expresarse, para renovar energías.

Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr
Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr