Farándula

“Mi hija se enojó porque le dije que ya no puedo cuidar a mis nietas”

Rafael Ramos, sicólogo

“Tengo una hija de 37 años, ella tuvo unas gemelas y le dije que con gusto le ayudaba a cuidarlas, pero me las dejaban en la mañana y las recogen hasta las cinco de la tarde. Además, se las tengo que cuidar en las noches cuando ellos salen. Mi hija y su esposo son muy deportistas y los sábados y domingos llegan de madrugada a dejármelas porque van a competir. Le dije que no puedo más, que los sábados quiero dormir y que no me pensioné para esto (tengo 68 años). Le di dos alternativas, que busquen una guardería y los apoyo en las tardes o que contraten una muchacha que venga a cuidarlas en mi casa, pero me ha tratado de mala abuela y tengo dos meses de no verlos porque están enojados”.

1. Toda persona tiene derecho a definir qué asume y qué no, cuáles son sus límites respecto a su etapa de vida, sus aspiraciones o sus habilidades. El ser abuela es una relación de disfrute con los nietos no una obligación de cuido y crianza.

2. Llama mucho la atención la reacción de su hija y de su yerno que asumen y dan por sentado que usted tiene que moverse en sus condicionamientos, ¿qué hay aquí de fondo?, ¿cómo está la relación con ellos?, ¿cómo ha sido el manejo de límites? Esto es algo que usted podría explorar.

3. Usted tiene derecho a tener su visión de vida, y no necesariamente convertirse en una cuidadora diurna, además del soporte por las noches y los fines de semana en virtud de la agenda de su hija. Todo esto afecta lo que usted realmente quiere hacer, defender su espacio sicológico o su tiempo no es el tema detonante del conflicto.

4. Desde esta descripción no hay un principio de justicia, respeto y equidad fundamental para que estas relaciones puedan funcionar. Busque apoyo para analizar esto a fondo porque la organización y planificación que usted plantea es válida. Usted tiene derecho a hacer su vida y ellos deben de buscar cómo organizarse.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.