Rafael Ramos.30 junio

“Estimado doctor, tenemos una complicación en casa pues mi hija tuvo una relación de noviazgo con un muchacho muy complicado. Ella tiene 20 y él 22 años, es un muchacho controlador y explosivo, ella ya lo terminó y dice que no quiere nada más con esta persona. Pero resulta que ella le sigue hablando, llamándolo y él tampoco la deja en paz. Nos preocupa muchísimo que vuelvan, ya que la razón por la que terminaron es porque tuvieron un pleito horrible y él casi le pega”.

"Es muy complejo y resulta muy frustrante cuando alguno de nuestros seres queridos establece una relación dentro de una espiral de violencia", responde el experto. Foto con fines ilustrativos

1. Es muy complejo y resulta muy frustrante cuando alguno de nuestros seres queridos establece una relación dentro de una espiral de violencia. Esto nos puede resultar incomprensible y cuando se establecen estos ciclos de violencia, hay que comprender que la persona se sujeta por razones que muchas veces nos cuesta entender.

2. Es ahí donde tenemos que dar un apoyo comprensivo. A veces establecemos una guerra contra el agresor o la agresora, hablando mal de la otra persona, pero recordemos que quien está en una estructura de violencia normalmente ha desarrollado un afecto dependiente, por múltiples razones, que nos resultan a veces muy complejas de entender, en el tanto, no nos parece ilógico que alguien acepte maltrato.

3. Ahora que ella terminó es importante darle soporte emocional, no criticar y no juzgar, y ayudarle a entender la realidad que estaba viviendo, sin generar un proceso de presión, que tiende a crear mayores complicaciones. En paralelo a todo esto, puede resultar profundamente conveniente buscarle apoyo psicológico porque detrás de una relación dependiente, en un círculo de violencia, hay características psicológicas que pueden ser muy complejas. Este es un momento para la escucha, la comprensión, el buen trato y la delicadeza para facilitar lecturas para que haya un diálogo comprensivo.

4. Son momentos de mucho diálogo, son momentos de mucha escucha, tienen que estar muy cerca de ella, pero no desesperarse. Detrás de una mujer que está en un espiral de violencia existen muchos procesos psicológicos que deben ser revisados y esta puede ser una oportunidad de crecimiento para ella, pero hay que manejarlo con tacto, de forma tal que ella vea en su familia un lugar de apoyo y no un grupo de presión. La presión no da buen resultado.

Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr
Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr

--