Redacción .15 abril

Estimado doctor, tengo una novia muy sexual, yo le hago sexo oral varias veces, ella tiene varios orgasmos, luego lo hacemos un par de veces más. A veces me despierta en la madrugada y quiere hacerlo otra vez o en las mañanas. Yo siento que no le aguanto el ritmo, pero me da miedo quedarme atrás y que se busque otro más fuerte que yo.

Rafael Ramos, sicólogo. Archivo GN
Rafael Ramos, sicólogo. Archivo GN

1. Toda pareja tiene que trabajar su estilo de vida y definir cómo va a vivir el sexo. Estar abierto a negociar la frecuencia sexual, todo a través de una sana comunicación. En toda pareja habrá momentos de mucho sexo y otros de poco, pero lo cierto es que se debe de hablar para negociar y proponer sin temor a perder la relación.

2. Toda pareja debe de trabajar primero por desarrollar una comunicación íntima, no haciendo referencia a la sexualidad, sino a la construcción de la confianza, la transparencia, la apertura, donde usted pueda perder sus temores, plantear sus dudas y sus miedos, pero a la vez hacer propuestas. Es muy importante, como en todos los temas de una relación, escuchar lo que la otra persona tiene que decir, claro está, respetando las diferencias y negociando con libertad cada uno de los puntos a tratar.

3. Asumir que algo no está bien o quedarnos con alguna incomodidad, tan solo por miedo a perder o creando escenarios negativos, es una forma muy pobre de ver la comunicación. No le de pelota a los miedos, hable con claridad, es lo mejor que puede hacer.

4. Una relación tiene que preocuparse por desarrollar una intimidad muy fuerte en la desnudez, en la expresión de afecto, implica una sana y equilibrada comunicación, para desarrollar posiciones constructivas, positivas, con el propósito de crear un ambiente emocional sano, sin temor, sin complicaciones, mitos o ideas equivocadas. Anímese y hable con ella.