Silvia Núñez.22 enero, 2018
Existen diferentes presentaciones del producto y todos tienen diferentes precios. Eso sí, no son nada baraticos. Tomada de Facebook
Existen diferentes presentaciones del producto y todos tienen diferentes precios. Eso sí, no son nada baraticos. Tomada de Facebook

En diciembre del 2017, el Ministerio de Salud lanzó una alerta sobre productos para bajar de peso traídos del extranjero y que estaban siendo vendidos de manera ilegal en el país. Ninguno cuenta con el registro sanitario.

Se trata de los productos Lipoblue y Ultra ZX que, se sospecha, son traídos de Estados Unidos o de Colombia. Se les vende como "hechos con ingredientes naturales" que no producen efectos secundarios.

Personas que los consumieron presentaron denuncias anónimas a Salud en las que dicen haberse sentido mal después de tomar este suplemento para bajar de peso.

La doctora Diana Víquez, farmacéutica de la Unidad de Normalidad y Control de Productos del Ministerio de Salud, confirmó que no han podido frenar la venta de esosproductos porque no han dado con los responsables de ofrecerlos o traerlos.

Varias famositicas, como Montserrat del Castillo, han promocionado las cápsulas en sus redes sociales. Tomada de Facebook
Varias famositicas, como Montserrat del Castillo, han promocionado las cápsulas en sus redes sociales. Tomada de Facebook

Dichos productos son anunciados principalmente en Facebook y su compra se hace de manera virtual, después son enviados por correo hasta el domicilio deseado. Todo esto pasa luego de haber coordinado con una persona cuyo nombre nunca se sabe por medio de WhatsApp.

"La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) de Estados Unidos, el IVIMA (Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamento) de Colombia y el Instituto de Salud Pública de Chile ya habían detectado en sus mercados el Lipoblue. Ellos sí tuvieron acceso a alguna muestra o decomiso del producto para hacerle un análisis, confirmando que tenía un ingrediente no permitido (sibutramina). En nuestro caso, a la fecha, y pese a diferentes intentos por contactar a los sospechosos de venderlo, porque sabemos que son varios perfiles en Facebook, no hemos podido lograrlo", señaló Víquez.

Sin los culpables

La especialista indicó que aún no han podido decomisar tarritos ni cápsula para hacer las pruebas necesarias.

Una de las principales trabas que ha tenido el ministerio es que, como lo promocionan por Internet, se les dificulta identificar a una persona física para notificarla y posteriormente ver si se puede actuar de manera penal.

"Se necesita saber quién es la persona, en qué lugar físico está o qué correo electrónico tiene para notificaciones y así hacerle llegar la orden sanitaria. Se ha intentado hasta notificar por WhatsApp, porque es el único medio que conocemos, ni un lugar físico tienen para ir a hacer una inspección", indicó la funcionaria.

Víquez explicó que mientras no se pueda identificar a quienes distribuyen los productos no se pueden sacar del mercado u obligarles a destruirlos.

Las cápsulas son promocionadas en Facebook como milagrosas, porque aseguran que se pierden de 4 a 6 kilos con solo tomarse un tarrito de esos. Tomada de Facebook
Las cápsulas son promocionadas en Facebook como milagrosas, porque aseguran que se pierden de 4 a 6 kilos con solo tomarse un tarrito de esos. Tomada de Facebook
De mucho peligro

La doctora Víquez explicó que se sospecha, por los síntomas que dicen haber sentido los denunciantes, que los productos contienen sibutramina. Este es un medicamento muy usado para adelgazar, pero cuyo consumo está prohibido en el país desde el 2010.

Las pastillas de sibutramina fueron muy vendidas años atrás porque quitaban el apetito y, por lo tanto, quienes las consumieran bajaban de peso con rapidez porque comían mucho menos.

Luego de varios estudios internacionales se comprobó que el riesgo de consumirlo era mucho mayor que cualquier posible beneficio.

"La gente (que la consumía) estaba padeciendo de infartos o de otro tipo de eventos cardiovasculares más fuertes. La recomendación global era retirar del mercado de forma definitiva ese ingrediente. A partir de ese momento (2010), lamentablemente muchos de los productos que están ofreciendo en el mercado de manera ilegal contienen sibutramina, pero no lo declaran en su etiqueta sino que ponen que contiene vitaminas y minerales y todo lo que sirva para bajar de peso", explicó la farmacéutica.

El uso de la sibutramina aumenta los riesgos de trombosis, hipertensión y accidente cerebro-vascular.

La farmacéutica recalcó la importancia de fijarse que el medicamento o el suplemento tenga el permiso sanitario.

Publicidad engañosa

La funcionaria del Ministerio de Salud hizo un llamado a la población para que no se deje seducir por la publicidad de este producto, la cual utiliza a personas de la farándula o caras conocidas para promocionarlo.

Advirtió que tomar medicamentos que no cuentan con un control sanitario pone en riesgo la salud y puede provocar la muerte.

Eso ocurrió en julio del año pasado en México, donde una joven madre falleció por consumir durante un mes unas pastillas para adelgazar similares a Lipoblue, llamadas Avitia Cobrax.

"Si estas cápsulas (las que se venden en Costa Rica) tuvieran sibutramina, porque aún no lo sabemos, lo que hace este producto es que actúa en el cerebro. Su forma de actuar podría ser similar a un antidepresivo, por lo cual no es de extrañar que uno de los efectos secundarios fuera también un cambio emocional", dijo la doctora.

En diciembre estuvieron promocionando los productos por ese precio. Tomado de Facebook
En diciembre estuvieron promocionando los productos por ese precio. Tomado de Facebook

Se sospecha que este tipo de productos están ingresando de manera ilegal al país por el aeropuerto o por algún punto ciego de la frontera.

Si sospecha de la comercialización de Ultra ZX o Lipoblue (o de cualquier producto sin registro sanitario) no dude en denunciarlo al correo dac.denuncias@misalud.go.cr o acudir al Área Rectora de Salud más cercana.

¿Qué se debe hacer?
  • Exija siempre el registro sanitario de cualquier producto alimenticio, medicamento o suplemento que vaya a consumir o comprar.
  • Si no le demuestran que tiene un registro sanitario o en su etiqueta no dice ninguna información al respecto, no lo consuma.
  • Nunca crea en la publicidad de productos que se presentan como milagrosos, con efectos inmediatos, sin ningún tipo de riesgo o 100% naturales.
  •  Antes de consumir un producto adquirido de manera ilegal hágase una evaluación médica.