La periodista Gabriela Chaves asegura que el miedo no la deja ni salir al corredor de su casa

Por: Silvia Núñez 30 mayo
Gabriela asegura que ahora tiene miedo hasta salir de su casa. Archivo

La expresentadora de televisión Gabriela Chaves, más conocida como “Miss Quéjese”, denunció ante los Tribunales de Justicia que supuestamente fue amenazada de muerte por una vecina.

La periodista, quien por muchos años trabajó en el programa Informe 11 Las Historias, asegura que esta situación se dio a raíz de una denuncia que ella presentó ante el Patronato Nacional de la Infancia (PANI), por unas supuestas irregularidades con uno de sus vecinitos, las cuales ella habría presenciado.

Gabriela contó que desde hace semanas ha observado varias actitudes no apropiadas en un menor de edad, y aunque ella y varios vecinos le han hecho saber la situación a los padres del niño, estos al parecer han hecho caso omiso y lo que hacen es enojarse, pues en otras ocasiones han tenido problemas por las fiestas que hacen en su casa.

Por eso ella no quiso dejar el asunto ahí y decidió acudir al PANI para denunciar lo que estaba ocurriendo.

Esto generó que la madre del niño se enfureciera con ella y, al parecer, llegara el martes anterior hasta su puerta a amenazarla de muerte.

“Los papás ya tienen partes en la policía. Aquí hay un grupo organizado de vecinos para enfrentar a la gente por desórdenes y el 15 de mayo hubo un zafarrancho en la casa de ellos, se llamó a la policía, entonces vino el PANI, pero no entrevistó a ningún vecino, no habló con la policía, no hizo nada y el funcionario dijo que era un hogar normal.

“Claro, cuando la mujer recibió eso del PANI (que no encontraron ninguna anomalía) y que había sido mi denuncia, yo la puse con mi nombre y apellido porque sabía que era algo muy sensible, la mujer vino ayer y se me metió a la casa, le dio golpes a la puerta y me amenazó con que me iba a matar”, contó Chaves.

La comunicadora dice que el PANI no investigó bien los hechos, algo que la institución niega. Foto con fines ilustrativos
Enojada con el PANI

Gabriela mencionó que, a parte de ser comunicadora, es educadora y por eso no podía dejar pasar una situación así, ya que considera que el niño necesita ayuda, eso la hizo interponer la denuncia.

Pero a ella lo que más le molesta es que, a su parecer, los funcionarios del PANI no hicieron bien su trabajo antes de resolver su denuncia y que eso es lo que provocó que ahora ella tema por su vida sabiendo que lo único que quiere es ayudar al menor.

“Lo que estoy denunciando es algo muy sensible y mereció del PANI un tratamiento más profesional, como hacer entrevistas a los vecinos, entrevistar a los policías, venir donde la testigo que puso su nombre y apellido. El niño merecía una mejor investigación”, dijo la vecina de San Antonio de Desamparados.

19 de mayo se presentó la denuncia ante el PANI
El problema se originó porque la periodista hizo una denuncia en el PANI. Foto con fines ilustrativos

Consultamos la posición del PANI respecto a los señalamientos que hace Chaves y señalaron, por medio de su vocera de prensa, Fanny Cordero, que efectivamente la denuncia ingresó el pasado 19 de mayo y que el caso se atendió al día siguiente.

“Se hicieron entrevistas a progenitores, vecinos y una valoración de la persona menor de edad y no se encontraron elementos de riesgo. El expediente se mantiene abierto para seguimiento”, explicaron.

Además, señalaron que, por respeto a la privacidad de la familia, “no se pueden facilitar detalles de la intervención”.

“Esto es como una pesadilla. Es más, después voy a escribir un libro de todo esto que se llamará Mirando por la ventana”, Gabriela Chaves, periodista.
Muerta del miedo

Miss Quéjese asegura que ahora más que nunca le tocará quedarse encerrada en su casa porque tiene miedo de que la vecina haga realidad la supuesta amenaza y que está a la espera de que un juez resuelva su denuncia.

Además, dice que ya alertó al resto de vecinos para que estén pendientes de la situación, dado que por más que pidió ayuda a los guardas del condominio, estos se tardaron en llegar.

“Cuando la mujer vino a darle de patadas a mi puerta yo estaba sola y yo soy una pendeja para esas cosas. Subí a llamar a la policía y tardó una hora en llegar. El guarda del condominio duró media hora en llegar, o sea, me hubieran matado y nunca llegó la policía”, dijo muy preocupada.

Chaves asegura que ella solo quiso sentar un procedente porque como educadora que fue no le gusta que los niños no vivan su infancia como lo que son. Espera que la situación no pase a más en los próximos días y que si el juez decide dictar algún tipo de medida contra su vecina, que ella las cumpla.