Farándula

Miss Universo Andrea Meza ya tuvo su primer día de trabajo

Mexicana reconoció que estaba confiada de que quedaría entre las finalistas

La mexicana Andrea Meza se convirtió este domingo en la tercera mexicana en ganar Miss Universo, máximo certamen de belleza a nivel internacional.

Previamente, Lupita Jones (1991) y Ximena Navarrete (2010) fueron coronadas como ganadoras.

A través de las historias de Instagram del concurso, que llevó a cabo su edición 69 este domingo, la originaria de Chihuahua dijo estar lista para su primer día de trabajo como la mujer más bella del mundo, luciendo así un vestido blanco y su corona bien puesta.

Una de sus primeras declaraciones a la prensa fue que al momento en que se dio a conocer a la ganadora “tenía demasiadas cosas en la cabeza” y que tardó en reaccionar al conocer el fallo del jurado debido al ruido.

“Yo me sentía muy confiada de que iba a formar parte del Top 21, sabía que iba a estar lleno de latinas. El top cinco, éramos cuatro latinas. Eso se me hizo maravilloso porque Latinoamérica venía más fuerte que nunca y me gustó que lo pudiéramos demostrar en ese top”, dijo.

Además, reiteró su compromiso para eliminar la violencia de género en América Latina como lo dijo durante el certamen.

La nueva reina mundial confesó también que se fue a dormir a las 4:20 a. m., y que ya a las 6 a. m., estaba en pie para cumplir con sus nuevos compromisos.

Este lunes se dedicó a atender a la prensa y a algunos patrocinadores del certamen.

Le tiran duro

Sin embargo, no todo ha sido felicidad para la mexicana pues está siendo atacada en redes sociales por sus detractores.

Toda una polémica se ha generado en el Facebook de Miss Universo desde que se publicó en su muro la foto de la ingeniera como la nueva reina.

Muchos la han atacado que no merecía la corona, pues para ellos las ganadoras eran Janick Maceta (Perú) o Julia Gama (Brasil).

Aunque en la cuenta oficial de Andrea en Instagram todo es diferente y, además, de felicitaciones ha recibido a miles de seguidores nuevos.