SDP Noticias.26 septiembre, 2017

Kate Parker, la fundadora de Schools Consent Project, organización que orienta a los niños para evitar posibles ataques sexuales, denunció que la muñeca sexual ‘Roxxxy’ podría incitar a la violencia.

A esta especie de robot sexual se le puede cambiar el estado ánimo, dependiendo de las necesidades que tenga el dueño.

El producto, que salió a la venta hace varios años, cuenta con una opción en la que es posible que "Roxxxy" simule resistencia al acto y con ello, el usuario somete y “viola” a la muñeca.

“Es un invento siniestro que normaliza la violencia sexual y provee una distracción para impulsos criminales que probablemente deberían de estar sujetos a una intervención psiquiátrica”, dijo Parker.

La empresa estadounidense True Companion, creadora de Roxxxy, reaccionó: "La violencia no es parte de una experiencia razonable de compañerismo y la violación no es un tipo de interacción que Roxxxy soporta, ni es algo que requieran nuestros clientes".

Los robots sexuales de True Company son vendidos entre los $6.900 y los $75 mil ( entre 3 y los 43 millones de colones), e incluso los de mayor costo pueden ser con diseños personalizados.