Erick Quirós.24 mayo
Orlando los entrega con una gran sonrisa. EQ.
Orlando los entrega con una gran sonrisa. EQ.

El que diga que no ha sufrido antojos durante esta cuarentena está mintiendo o de verdad que es muy carga, porque prácticamente todos nos hemos dado algún gustito en estos meses.

De esas ganas de pecar se ha aprovechado el músico y dueño del grupo nacional Tekila Band, Orlando Jiménez, quien junto con su esposa se ha puesto las pilas a hacer todo tipo de repostería y con eso salir adelante.

Los tres leches, el pan casero o de especias, los queques, entre otros, son las especialidades de la pareja.

Cabe recordar que la industria de la música fue de las primeras afectadas cuando empezaron a cerrarse bares, restaurantes y hoteles, que es donde muchos artistas ticos tocan para ganarse la vida.

En el caso de Orlando, tiene casi tres meses de no presentarse, por lo que se mandaron a emprender.

“Por suerte mi esposa, Maylin Alvarado, había hecho el curso (de repostería) y cuando pasó todo eso pensó en hacer repostería. Empezamos a movernos en redes sociales y por dicha la respuesta ha sido muy buena, en una semana hemos llegado a vender 60 o 70 porciones y eso es muy bueno, ahorita somos tres o cuatro personas las que estamos viviendo de eso”, contó.

Los postres están muy bien hechos y se ven deliciosos. Cortesía.
Los postres están muy bien hechos y se ven deliciosos. Cortesía.

Lo mejor es que, como tiene claro que todos se han visto afectados por el coronavirus, los precios son bastante accesibles. Incluso, lleva los productos hasta la puerta de la casa de quien haga los pedidos.

“Nos movemos en Moravia, Guadalupe, Tibás, Coronado, Santo Domingo, San Isidro de Heredia y esos lados. Yo lo que le digo a la gente es que me dé lo que ellos quieran por llevárselo a la casa”, dijo.

A pesar de que no ven luz en el horizonte y no tienen ni idea de cuándo volverán a tocar, los integrantes del grupo siguen unidos con la fe de que pronto se puedan reunir en un escenario.

“Seguimos juntos, pero sin trabajo, ya van tres meses. La última vez fue en marzo y ya ese día sabíamos lo que iba a pasar, nos cancelaron todo, incluso fiestas o tés de canastilla, que también hago, quiere decir que me cerraron todas las entradas”, afirmó.

Si usted quiere apuntarse a ayudar y comer algo verdaderamente rico, puede contactar a Orlando al número: 8813-2003.