Farándula

Negocio calienta de nuevo con el regreso de las trabajadoras sexuales en Ámsterdam

Mujeres ya pueden verse en sus vitrinas del lado de los canales por primera vez desde comienzos de diciembre, tiempo durante el cual, dicen, no tuvieron apoyo del gobierno.

Las trabajadoras sexuales regresaron a la zona roja de Ámsterdam este miércoles, luego de seis “aburridos” meses sin actividad, ya que el gobierno comenzó a aligerar las medidas de restricción sanitaria.

Las mujeres ya pueden verse en sus vitrinas del lado de los canales por primera vez desde comienzos de diciembre, tiempo durante el cual, dicen, no tuvieron apoyo del gobierno.

Las habitaciones donde atienden a sus clientes lucen ahora anuncios oficiales sobre el covid-19 adheridos a las paredes, donde se alerta a la gente sobre el lavado de manos y el uso de mascarillas si lo desean.

“Estoy muy contenta de que abrimos de nuevo luego de este largo tiempo sin trabajar. Es muy agradable volver a ver a mis colegas y tener cierta regularidad en mi vida. Estar sentada en casa es muy aburrido”, afirmó una de ellas.

La prostitución es legal en Holanda, pero el gobierno la prohibió temporalmente junto con otras “profesiones de contacto” en diciembre durante la segunda ola del coronavirus en ese país.

Como resultado, muchas trabajadoras sexuales se vieron forzadas a trabajar ilegalmente, en condiciones carentes de seguridad, afirmó su sindicato.

Otra llamada Jeanne, dijo que no estuvo bien que la actividad fuera prohibida cuando otras profesiones como la peluquería fueron autorizadas a abrir meses antes.

“Podemos enfermarnos y contaminar nuestros clientes, por lo tanto tenemos mucho cuidado con nuestra higiene. Todo lo relacionado con lavar las manos y las demás medidas sanitarias las aplicamos desde antes”, comentó.

La zona roja ha sido desde hace tiempo uno de los principales lugares turísticos, aunque algunos locales se ven afectados por las aglomeraciones y el comportamiento de grupos de jóvenes.