Erick Quirós.2 mayo
El presentador confía en el talento nuevo. Foto Jeffrey Zamora
El presentador confía en el talento nuevo. Foto Jeffrey Zamora

El programa de Repretel La Dulce vida ha logrado en tan solo un mes de estar al aire sacar el lado chistoso de unos y evidenciar los nervios de otros.

Es evidente que se generó una expectativa muy alta, debido a que en la primera versión del programa realizada en 1988 salió una camada muy buena de comediantes como Carlos Ramos, Franklin Vargas y Norval Calvo, entre otros.

En la versión actual, los humoristas que han llegado a participar la han pulseado y algunos son más graciosos que otros, pero todos tienen la fe de hacerse un campo en el mundo de la comedia de nuestro país.

Norval, presentador del espacio, asegura que tiene muy claro que no todos los participantes tienen la calidad o el temple para hacer carrera en el medio, pero reconoce que sí se ha llevado grandes sorpresas.

Calvo destaca que muchos de los concursantes no tienen experiencia en televisión y mucho menos ante grandes públicos por lo que los nervios a veces pueden jugar en contra.

Norval sabe que conforme pasen los programas los verdaderos comediantes van a salir a relucir y dejarán callados a los que ahora los critican.

Cuando Calvo ganó también estaba muerto de nervios. Cortesía.
Cuando Calvo ganó también estaba muerto de nervios. Cortesía.

–¿Cómo siente que va el programa a un mes de haber iniciado?

Yo estoy muy contento, de los 16 participantes que hemos tenido han ganado cuatro y son muy buenos. Les veo mucho futuro, de hecho yo perfectamente los podría reclutar para Pelando el ojo porque los veo con ganas y con talento para trabajar en esto.

–¿Qué le ha sorprendido de lo que se ha encontrado hasta ahora?

En 1998 participaron doscientos y pico de personas, el programa se prolongó por 52 semanas y de ahí salimos solo tres que somos Carlos Ramos, Franklin Vargas y yo, pero en esta ocasión de los 40 que participan en total, el hecho de sacar a cuatro en las primeras semanas ya es un gran logro. Es reality y no todos van a ser excelentes a la primera, pero conforme vaya avanzando el programa saldrán más y en las semifinales la calidad será superior.

–En redes algunos les han tirado, ¿qué opina de eso?

Estoy muy satisfecho con el trabajo que se ha hecho, la gente quiere ver a 40 comediantes de primer nivel y se les olvida que son personas sin experiencia, muchos nunca han estado frente a un público o un escenario y eso cuesta al principio. Ellos tienen un talento escondido que van a ir explotando y los que no quedaron en primer lugar, quizá sea porque se los comieron los nervios.

“No somos México para sacar tanta cantidad, pero he visto gente con pasta para esto”, Norval Calvo.
Davis Núñez es uno de los que más ha sorprendido a Noval. . Foto Jeffrey Zamora
Davis Núñez es uno de los que más ha sorprendido a Noval. . Foto Jeffrey Zamora

–¿Le pasó cuando usted participó?

Claro, por eso los admiro a todos porque no es fácil, yo hace 30 años estaba muerto de miedo por eso sé que no hay que crucificarlos, a mí me dio mucha vergüenza en ese entonces y aún así gané.

–Uno ve comediantes que en redes son muy buenos, pero que en el programa les costó mucho, ¿cree que es solo cuestión de nervios?

El problema es que es algo muy diferente hacer un show en un bar donde se puede rajar con cierto humor, que en tele donde hay que medirse más, no es que sea un show para monjas y curas, ya que está permitido el doble sentido y el humor rosadito, pero no tan rajado como en algunos casos.

–¿Cuáles filtros les ponen?

Que no haya ofensas por defectos físicos y que no se usen palabras muy vulgares.

–¿Cómo los reciben los comediantes?

Lo toman bien, porque al final no se eliminan por completo, el humor es muy subjetivo y no se le puede quedar bien a todo el mundo, por eso no se puede perder el doble sentido. Ya tenemos un filtro importante de acuerdo con la experiencia que tenemos.

–¿Hay alguno que le recuerde sus inicios?

La mayoría de los imitadores por ser lo que yo hago. Por ejemplo, Sebastián López, que ganó el sábado y que me recuerda a mí de carajillo, también Davis Núñez, el que ganó en el primer programa.

–¿A qué aspiran ellos?

La mayoría no viene por plata, sin bien el premio es importante (una beca universitaria completa y un carro nuevo de paquete) vienen porque les gusta el humor y quieren profesionalizarse. También cabe recordar que el ganador es contratado de una vez en Pelando el ojo, así lo apoyo y de una vez aprovecho el talento que tienen.

–¿Hay campo pa’ tanta gente en el medio?

Sí, creo que hay mucho, Costa Rica es un país pequeño pero siempre hay oferta nueva. Además, ahora hay muchas plataformas para darse a conocer y desarrollarse como la tele, la radio y las redes sociales.

–Qué se puede esperar para los siguientes programas?

Viene gente con mucha capacidad, apenas llevamos un mes y faltan tres más. Todavía no ha aparecido gente muy buena que vaticino puede estar en la final. La gente tiene que recordar que es un concurso y no todos son espectaculares, pero hay mucha calidad.