Rafael Ramos.13 enero

“Nunca me he sentido bien sexualmente con mi esposo porque él constantemente me dice que yo no le gusto, que estoy fea y gorda. Como todo el tiempo me pasa diciendo estas cosas y como no me siento bien, no tengo relaciones con él. Debido a esto, él se enoja y me maltrata de palabra. Hemos llegado al punto de estar en cuartos separados muchas veces. Yo le tengo miedo por su carácter y realmente ya no quisiera estar con él”.

"Su carácter hace que le tenga miedo y realmente ya no quisiera estar aquí”, dice nuestra lectora.

1. Lo primero que debe quedarle claro es que el hecho de establecer una relación de pareja no la obliga a tener una vida sexual bajo un esquema de presión, agresión verbal, psicológica, física o de cualquier otro tipo. En una relación en la que se produzca una agresión, se produce un factor de incompatibilidad para estar juntos.

2. El sexo responde no a una obligación para con la pareja, sino a un proceso en el que libremente se disfruta. La sexualidad es el resultado del amor, el estímulo positivo, del respeto, el coqueteo y la sensualidad, entre otras áreas. Todos los seres humanos están obligados al buen trato, para que sus vidas sexuales sean gratificantes.

3. Pero más allá de sus preocupaciones respecto al sexo, usted debería buscar ayuda psicológica y posiblemente asesoría legal, porque el cuadro que describe es profundamente compatible con un marco de violencia intrafamiliar. Usted no tiene por qué estar sujeta a maltrato y es importante que considere buscar ayuda.

4. Cuando el esquema de comunicación provoca constantes maltratos verbales, se suele sentir miedo, coacción, manipulación y muchos lo callan para evitar reacciones agresivas, por parte de la pareja. Usted se encuentra en una clara relación disfuncional, a la que no debería sujetarse, de ahí la importancia de que busque ayuda profesional a la mayor brevedad.

Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr
Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr