Farándula

“Nunca podré ser madre porque mi mamá no me deja”

Rafael Ramos, sicólogo

“Tengo 39 años y quiero ser mamá, pero no tengo pareja. He pensado mucho en hacer una fecundación in vitro con un donador anónimo, pero si quedo embarazada mi mamá querrá saber quién es el padre y si le digo que no existe tendré grandes problemas. Aunque le cuente la verdad igual voy a tener problemas, así que estoy destinada a vivir frustrada y no podré ser madre porque mi mamá no me deja”.

1. Si usted quiere ser mamá, pero tiene miedo de que su mamá la regañe es porque usted ha decidido que en su adultez, la voz de su madre es más importante que su voluntad, lo cual no está bien.

2. El tema de la maternidad es muy personal. Usted es una mujer adulta y presumo que es independiente en lo económico y tiene la capacidad para asumir las consecuencias de la decisión que tomaría respecto a ser madre. Esa decisión es ejercicio de su adultez, y si no sabe cómo hacerlo, antes de ser mamá aprenda a ser adulta y busque ayuda profesional. Peri si usted quiere ser mamá y no tienen los medios económicos para sostenerse, porque aún la mantiene su madre, entonces esa es otra historia.

3. Toda persona está llamada en su adultez a definir su propio camino, no vino a este mundo a evitarles crisis personales a los padres, porque no concuerdan con sus decisiones. Hay que tener mucho cuidado con las personas que dicen: ‘no le puedo hacerle esto a mi mamá', porque mientras sufren en silencio, la mamá está tranquila porque no se da cuenta.

4. Una persona adulta que evita conflictos porque los demás no van a estar de acuerdo, se paraliza, por lo que tiene que trabajar en su desarrollo interior, aprender a tener una voluntad más firme respecto a lo que implica la independencia de un adulto a todo nivel. Tiene muchas decisiones que tomar y una es trabajar su independencia afectiva. Hágalo pronto, porque debe tomar en cuenta su ritmo biológico y usted está en el umbral alto.