Papi Pazz tiene el secreto para ganar más platita en ¿Quién quiere ser millonario?

El comediante Mauricio Artavia es uno de los fiebres más fieles del programa de preguntas de Teletica

El humorista Mauricio Artavia deja de lado los chistes y el vacilón cada martes para concentrarse, junto con su hija Alana, en todo lo que pasa en ¿Quién quiere ser millonario?

El comediante tico, quien es famoso por su personaje Papi Pazz, es uno de los fiebres más fieles del programa de preguntas de Teletica.

En sus redes sociales pasa comentando y analizando todo lo que ocurre en la silla caliente, en donde él estuvo a punto de sentarse hace 10 años, pero por cosas de la vida no se dio.

Él comenta sobre el desempeño de cada uno de los participantes, sin criticar, porque sabe que no es jugando lo que sienten al estar en frente de don Ignacio Santos.

A Papi Pazz le encantaría que hicieran un especial con figuras conocidas para así poder demostrar de lo que está hecho. Eso sí, ojalá que el programa fuera de beneficencia, para que lo que se gane vaya a una institución, para así ayudar y quitarse de encima los típicos comentarios de argollas, que de fijo surgirían.

- ¿Por qué es tan fiebre del programa?

Toda la vida me han gustado los programas de trivias, recuerdo que para la época que empezó ¿Quién quiere ser millonario? estrenaron la película que llevaba ese nombre y me gustó demasiado porque me identifiqué mucho.

Antes de eso, yo tenía un bar y me regalaron un juego de trivias como con cuatro mil preguntas, entonces me ceñí con ese juego y me aprendí cualquier cantidad de cosas. En un momento me sabía casi todas las capitales del mundo.

Entonces, cuando empezó el programa, me dieron ganas de ir, fui a la segunda temporada, después de haber ganado el Turno de la risa, y cuando don Ignacio Santos me vio, me dijo que solo me faltaba presentar noticias.

- ¿Cómo le fue esa vez?

Hice una audición y quedé entre los 10 participantes, en la preliminar había que responder rápido, pero no pude, me engarroté todo. Ahí me di cuenta que los que llegan a la silla caliente están con una presión terrible, pero creo que si me tocara ir ahora lo haría mejor porque yo he estudiado mucho el programa.

- ¿Qué ha visto que lo ayudaría?

Primero, que don Ignacio es un comodín que pocos usan, él está ahí para ayudar, hay que saber leerlo. En por lo menos las cinco primeras preguntas, si uno no sabe, hay que verlo a él, cuando uno está fallando recuerda los comodines y cuando está en lo correcto, le pregunta que si esa es la respuesta definitiva.

- ¿Con quién ve el programa?

Con mi hija, a mí me gusta mucho incentivarle esa parte mental, de hecho tenemos un TikTok y ahí mostramos mucho lo que hacemos, desarrollar la mente.

- ¿Le gustaría ir a participar?

Me encantaría, pero como yo he estado en El Chinamo y en Tu cara me suena, la gente piensa que yo soy del 7, y si me ven ahí van a decir que es argolla, entonces me gustaría uno de beneficencia, que lo que se gane sea para una institución y no para uno.

- ¿Qué piensa de las críticas a los participantes en redes sociales?

La gente critica, pero nadie está obligado a saber una u otra cosas, hay que ser muy genio para saber de todo. Yo creo que para que alguien se llegue a ganar los 30 millones es porque el programa es de un tema en específico, como pasó con Willy Pérez (especial por el Mundial de Sudáfrica). A mí me pasó una vez que quedé de subcampeón en un concurso que hizo el 6 sobre el Chavo del 8, tuve que pasar estudiando 15 días solo de eso.

- ¿Cuál consejo le daría a los futuros participantes?

Que se tomen el tiempo necesario para contestar, que no corran, el programa lo editan, entonces uno puede pensar. El comodín de don Ignacio es importante, hay que convertirse en un jugador de póker, que empiecen a tantear y ver la reacción de él.