Erick Quirós.21 diciembre, 2020
Nicole Valverde y Brandon Salas sorprendieron al país el año anterior. Facebook
Nicole Valverde y Brandon Salas sorprendieron al país el año anterior. Facebook

Nicole Valverde y su novio, Brandon Salas, se hicieron famosos hace un año cuando al romántico muchacho se le ocurrió proponerle matrimonio a su amada en El Chinamo luego de bailar la “Gollo cumbia”.

La pareja sigue más unida y enamorada que nunca a pesar de que el camino hacia el altar se han tropezado con bastantes piedras.

Un año después de aquel momento en el que Brandon pidió ayuda a la producción del espacio de Teletica para poner una rodilla en el suelo y hacer la importante pregunta, hablamos con ellos para conocer cómo les ha ido. Nos contaron que si bien el amor sigue muy vivo, están un poco preocupados y dolidos por una estafa que les hicieron a la hora de renovar su casa.

Cuentan que además de las dificultades que les trajo la pandemia al tener que aplazar todos los planes, sus fuerzas se han dirigido a ver cómo solucionan el tema de su casita, que quedó a medio palo porque un irresponsable les incumplió lo que habían pactado.

La familia no sabe qué hacer, pues ella está si trabajo. Cortesía.
La familia no sabe qué hacer, pues ella está si trabajo. Cortesía.

-¿Cómo ha sido su año después de que se comprometieran en televisión nacional?

En un principio todo lo de la boda iba bien. Nos íbamos a casar el 26 de abril, pero se vino lo de la pandemia. Estuvimos esperando a ver si podíamos invitar gente pero no se ha podido y tras de eso, pensamos en hacerlo el otro año pero todo está muy lleno porque todas las parejas que se iban a casar este año están vueltas locas para hacerlo lo más pronto posible. Y yo la verdad prefiero esperar porque mi familia es grande y no quiere que falte nadie.

-Nosotros titulamos una vez que solo faltaba el vestido por todas las promesas que les hicieron, ¿qué pasó con eso?

Pues algunos sí siguen y nos han dicho que les avisemos la fecha y hay otros que se vieron golpeados por la pandemia y cerraron los negocios, uno lo entiende completamente. La gente de Gollo se mantiene, nos dijeron que les avisáramos apenas tuviéramos el acta firmada.

-¿Qué ocurrió con la casa?

Esta casa me la dio mi papá al ver que nos íbamos a casar pero como pasaba el tiempo y nada, en octubre me dijo que me la iba a dar pero había que remodelarla porque la alquilaba y la persona que se fue la dejó inhabitable, había que hacerla casi nueva.

Cuando vinimos a verla al frente estaba un muchacho trabajando y era algo bonito, normal diría yo, entonces le pedimos que lo hiciera. Él en un principio nos cotizó un millón setescientos mil y nosotros le dijimos que lo dejáramos en dos millones porque había que hacer muchas cosas en la casa.

Las gradas quedaron a medio palo. Cortesía.
Las gradas quedaron a medio palo. Cortesía.

-¿Qué pasó después?

Al principio iba muy bien, nos dio confianza de que estaba haciendo las cosas bonitas y bien pero ya nos precisaba pasarnos, hace como un mes, y faltaban varias cosillas. Ya cuando nos mudamos, nos dimos cuenta de que costaba que él viniera, hacia lo que le daba la gana y se iba, pero como avanzaba no me importó tanto.

Después nos salió con que no le alcanzaba la plata, que quería comprar todos los materiales de una vez y se le pagaron casi los dos millones, pero se fue en puras habladas; siempre con excusas para venir, que la mamá, el perro, el gato, el carro. Al ver que pasaron tres semanas y nada de que venía, nos estresamos más y lo llamamos con calma. Dijo que más bien le debíamos plata porque gastó todo el material y no le queda nada de plata, pero cuando cotizó dijo que alcanzaba bien y entonces ya dejó todo así.

La pareja nunca esperó llevarse semejante decepción. Cortesía.
La pareja nunca esperó llevarse semejante decepción. Cortesía.

-¿Qué le falta por hacer?

Está horrible todo, la casa es de dos piso y dejó las gradas a la mitad, son un peligro para mi hija. Hay un reguero de material por todo lado, las paredes están sin repellar, falta poner ventanas, baño y cocina incompletas y un montón de cosas más. Nosotros firmamos un contrato de que al 26 de noviembre tenía que haberlo terminado todo, pero ya lo dejó tirado.

-¿Ya no hay esperanza de que haga algo más?

No, ya del todo no, ahorita estamos viendo cómo hacemos para demandarlo pero hay que conseguir un abogado. Mi papá ha estado muy triste de ver la casa así tan deteriorada y nosotros igual, uno confió en él y jamás pensó que iba a hacer algo así. Yo ahorita no tengo trabajo y por eso no hemos podido hacer nada para arreglarla.

-¿Qué recomendación le da a la gente para que no pase esto?

Que busquen alguien que trabaje para una empresa, que revisen cédula jurídica, que pidan recomendaciones a muchas personas y que no confíen en nadie a ciegas, además de que compren el material por aparte y no darle plata a la persona.

La casa está prácticamente inhabitable. Cortesía.
La casa está prácticamente inhabitable. Cortesía.