Erick Quirós.12 mayo
Steven se fue de ¿Quién quiere ser millonario? a Pérez con cinco tejitas. Cortesía Teletica.
Steven se fue de ¿Quién quiere ser millonario? a Pérez con cinco tejitas. Cortesía Teletica.

La participación del joven pezeteño Steven Angulo en el tercer programa de la quinta temporada de ¿Quién quiere ser millonario? dividió opiniones en redes sociales.

Mientras unos piensan que la humildad del muchacho, vecino de la Piedra de Rivas, lo hizo ganarse la admiración de muchas personas, otros creen que más bien al contrario y que por confiado no logró llevarse más dinero del programa de Teletica.

Steven, de 21 años y peón de una finca de Pérez Zeledón, se llevó para la casa 500 mil colones que bien podrían haber sido más si utilizaba alguno de los tres comodines que tenía disponibles.

En la pregunta que falló le preguntaron, ¿cuál es el pingüino más pequeño del planeta?, y contestó de manera errónea que el africano, cuando la opción correcta era el azul.

“Yo digo que aprendí algo nuevo porque nunca había escuchado de pingüinos en Nueva Zelanda o en Australia. Más que sentirme derrotado, yo digo que aprendí algo nuevo y tuve la mejor experiencia de la vida”, afirmó.

Angulo fue tendencia en Twitter, pero dice que no le da mucha pelota a eso.

“Siempre la gente va a ver algo bien y otros no, me confié, pero no me siento enojado o decepcionado, uno aprende más de los fracasos que de las victorias.

“Hay gente que ni siquiera logra llenar el formulario, fallar es meterse a hacer daño a redes sociales. Estoy satisfecho, pero creo que soy mejor que eso, si lograra repetir aplicaría una mejor estrategia”, dijo este miércoles.

El optimista peseteño explicó que no usó los comodines porque iba por un premio mayor y que ahora no le queda más que reírse de sí mismo.

“Los omití (los comodines) porque no pensé que el azul era un tamaño, quería ahorrar lo más que se pudiera porque las preguntas, conforme va avanzando, aumenta la complicación. Vi memes muy divertidos, algunos muy bien hechos, otros que me daban pena. Lo bueno lo agradezco y lo malo solo me hace gracia, porque la gente tiene mucha creatividad para hacer daño”.