Erick Quirós.23 julio

El experimentado periodista de Repretel William Fernández regresó hace un par de semanas a trabajar, como el hombre más feliz del mundo, a la que fue su casa por más de 20 años.

William está feliz de la vida con esta nueva oportunidad de trabajo. Cortesía.
William está feliz de la vida con esta nueva oportunidad de trabajo. Cortesía.

Esto porque además de tener nuevamente trabajito, su salud está mucho mejor que en los primeros meses de este año, cuando estuvo a punto de perder la vida por una enfermedad.

William, de 51 años y vecino de Hatillo 4, pasó un mes internado en el San Juan de Dios y siempre en su mente estuvo volver al lugar donde tanto tiempo laboró y es feliz.

Ahora desempeña otras funciones detrás de cámaras, pero aprendió a disfrutar todo lo que la vida le vaya poniendo en el camino.

William está en otro nuevo rol a lo que nos tenía acostumbrados. Tomada de Facebook
William está en otro nuevo rol a lo que nos tenía acostumbrados. Tomada de Facebook

Con un tono de alegría y tranquilidad, el comunicador nos atendió y nos contó un poco de lo que ha pasado durante este año.

–¿Qué fue exactamente lo que le pasó?

Empezó como un problema cardíaco, pero se extendió a otros órganos, entonces, el corazón comenzó a funcionar casi que al 18 por ciento, prácticamente paralizado, no bombeaba lo suficiente y lo primero que me dañó fueron los riñones, me hinché demasiado porque retenía líquidos, también se vio afectado el hígado y la cabeza.

Ahí fue cuando me interné, en abril de este año, en el hospital San Juan de Dios, donde estuve durante un mes. Por cierto, la gente del salón Volio me trató genial, vi mucho carisma. Recuerdo que el médico que me atendió iba cama por cama preguntando a todos los pacientes si algo les hacía falta y cómo se sentían, eso tenía años de no verlo y me sorprendió de muy buena manera, por eso no tengo manera de agradecerles.

–¿Cuál es la enfermedad que padeció?

No sé qué fue lo que pasó, no es una enfermedad en específico, pero ahora me cuido del corazón y de la presión, que siempre tuve problemas y eso provocó que algunos órganos se hicieran más grandes de lo normal. Me di cuenta cuando me empecé a hinchar, yo le decía al médico de Emergencias que me hinchaba y no me creía, pero ya después vieron que sí era cierto porque casi no orinaba y me metieron al hospital.

–¿Qué tan grave llegó a estar?

A mí el médico me dijo que si hubiera durado dos días más en internarme no cuento la historia. Yo nunca llegué a sentirme tan mal, pero sí me dijeron que estuve a punto de morir.

–¿Cómo se dio lo del regreso a Repretel?

Al mes me vieron mejor y el 21 de mayo me mandaron para la casa. Ya después de eso, con Jerry Alfaro había estado hablando de la posibilidad de regresar porque para mí Repretel y la gente es como mi casa y mi familia, yo pasé veinte años aquí y todos se han portado excelente.

Él (Jerry) ha hecho mucho por mí, estando bien y ahorita que no estuve, también, porque él iba a visitarme al hospital, Djenane ( Villanueva) también y los demás compañeros, hasta me vacilaban porque a veces se llenaba el salón de compañeros. Hace poco más de dos semanas Jerry me llamó para hacer unas vacaciones y seguir ya en otras funciones y aquí vamos para adelante.

–¿Cómo se ha sentido de ánimo?

Me ha hecho muy bien haber regresado, cualquiera podría decir que uno se negaría y me ha hecho excelente. Mi hermana me dice que llego a la casa con una sonrisa de oreja a oreja porque veo a la gente de Repretel como mi familia. A nivel anímico ha sido una gran ayuda.

–¿Cómo se cuida?

Sigo en tratamiento, pastillas y me han ayudado bastante. Soy muy riguroso con el tratamiento, gracias a la ayuda de mi hermana, que está muy encima mío.

–La otra vez había dicho que por trabajo descuidó su salud, ¿cómo va a hacer para que no le vuelva a ocurrir?

Ese error lo cometí una vez, Jerry me dijo como una condición para entrar que no podía descuidar mi salud y en eso uno tiene que hacer caso. Yo le decía a Jerry que solo ir a la redacción me hace feliz, con solo estar escuchando las tonteras que hablan los muchachos ya me entretengo, fueron más de 20 años y por eso es parte de mi vida.

–¿Qué le tocar hacer ahora en esta nueva etapa?

He estado haciendo guion, también me toca meter el pronter (las noticias que leen los presentadores) para las ediciones de noticias. Ya no salgo en cámaras, pero estoy ahí trabajando en diferentes cosas.

El pasado 12 de setiembre William fue a dar al hospital por primera vez. Tomada de Facebook
El pasado 12 de setiembre William fue a dar al hospital por primera vez. Tomada de Facebook

–¿Qué le dice la gente que lo conoce?

Todavía me pregunta que cuándo voy a regresar a la pantalla y les digo que de momento no, sí estoy quitadillo para eso, yo la verdad estoy disfrutando estar detrás de cámaras, si en el futuro se presenta la oportunidad lo haré, pero por ahora tranquilo.

–¿Cuál aprendizaje le queda de todo esto?

Si hay algo que aprendí es que no hay que complicarse con muchas situaciones, antes me estresaba por cosas que no lo valían. También a valorar la gente que me rodea, porque muchas veces uno pierde la parte humana por estar en un montón de cosas metido, yo soy de compartir con la gente, tomarme un café, y dedicarme tiempo a mí. Veo todo como una nueva oportunidad de hacer cosas