Silvia Núñez.Hace 6 días
Lluvy y Batmy (en su mano) son las dos consentidas del periodista Oscar Ulloa. Cortesía
Lluvy y Batmy (en su mano) son las dos consentidas del periodista Oscar Ulloa. Cortesía

Óscar Ulloa, periodista de Noticias Repretel, comúnmente se le ve todo serio cuando sale en la pantalla hablando sobre política o sobre los avances de la pandemia, sin embargo, cuando llega a casa esa seriedad se le esfuma cuando ve a sus dos mascotas.

El reportero de canal 6 dice ser muy animalero desde pequeño, pero que su amor por los animales aumentó cuando conoció a Lluvy, la perrita de su novia Jennifer Segura, la también presentadora de Repretel.

Ambos comunicadores tienen cuatro años de relación y la zaguatica cruzada con salchicha era de la mamá de Segura, quien falleció hace seis años por un cáncer, por lo que después se convirtió en la chineada de los dos.

Óscar asegura que Lluvy terminó siendo más de él, porque cuando Jennifer se fue a vivir un tiempo a España, en el 2015, él se encargó de cuidar a la peludita y se encariñaron aún más, al punto que la terminó adoptando.

Oscar y Jennifer llevan a sus perritas hasta la playa y cuanto paseo puedan para no dejarlas solas. Cortesía
Oscar y Jennifer llevan a sus perritas hasta la playa y cuanto paseo puedan para no dejarlas solas. Cortesía

“Yo tenía perros cuando vivía con mi mamá, pero cuando ya me fui a vivir solo, aquí en La Uruca, dije, ‘no más perros’, pero cuando conocí a Lluvy, la de Jenny, me revivió ese amor por los perros, es que es toda linda y prácticamente la adopté”, contó.

Hace seis meses ambos decidieron hacerse de otra mascota pues querían una compañera para Lluvy, que ya tiene 14 años y está cieguita.

Oscar y Jennifer tienen cuatro años de ser novios y dicen ser unos grandes chineadores de sus perritas. Cortesía
Oscar y Jennifer tienen cuatro años de ser novios y dicen ser unos grandes chineadores de sus perritas. Cortesía

La idea era que Lluvy no se sintiera tan sola cuando cuando el periodista se iba a trabajar.

Batmy, la nueva integrante de la familia, es una salchicha arlequín y se la compraron a un conocido de Jennifer en 300 mil colones.

Según confesó Óscar, él quería que fuera un macho para ponerle Batman, como su superhéroe favorito, pero como es hembra le adaptó el nombre.

View this post on Instagram

Lluvy, Vale y Lana 🐶❤️ #sunday

A post shared by Oscar Ulloa (@oscarulloa01) on

Bien chineadas y juguetonas

Óscar confesó que él nunca antes había tenido una mascota de esta raza, pero que desde que conoció la nobleza de Lluvy, quiso tener una perrita parecida para que crecieran juntas.

Además, como Lluvy ya está viejita, quería darle un poco más de alegría durante sus últimos días y según contó, con la llegada de Batmy le cambió la vida a todos.

“Lluvy ha pasado por muchas cosas, por unos tumores que le aparecieron, está cieguita y todo y Batmy es toda juguetona, como todo cachorrito, entonces, no se imagina a veces los pleitos porque una quiere estar toda tranquilita y la otra solo quiere jugar, pero entre las dos se acompañan”, dijo el periodista.

Hasta una piscina les tiene en el patio para que se diviertan en el agua cuando hace mucho calor. Cortesía
Hasta una piscina les tiene en el patio para que se diviertan en el agua cuando hace mucho calor. Cortesía

Para el comunicador, la gran ventaja es que él vive en una casa con un patio bastante amplio, donde sus dos peluditas puede correr y jugar libremente.

De hecho, las tiene tan chineadas que hasta les compró una piscina donde juegan los días soleados. Y cada vez que puede las lleva a caminar por el vecindario para que se distraigan.

“Mucha gente vive ahora en apartamentos pequeños y tener perros encerrados a mí no me gusta y a ellos les genera estrés, entonces, para mí es una gran ventaja tener un patio con tanto espacio para estar con ellas”, mencionó el comunicador.

Lluvy era la perrita de su suegra y cuando Jennifer se fue a vivir un tiempo a España terminó viviendo con Óscar. Cortesía
Lluvy era la perrita de su suegra y cuando Jennifer se fue a vivir un tiempo a España terminó viviendo con Óscar. Cortesía
La pequeña solo tortas

Y si de chineos con comida se trata, Óscar y Jennifer las tienen bien alimentaditas, pues se gastan hasta 50 mil colones al mes en la comida de las dos.

Eso sí, el manudo es tan alcahueta con sus perritas que de vez en cuando les da jamón o salchichas con el alimento para que coman bien rico.

“No sé si está bien, pero sí soy bien chineador con eso. Las dejo que se suban a la cama y todo. Son como dueñas de la casa, ellas andan por todo lado”, dijo.

“Las salchichas son demasiado chivas, son muy lindas, intensas, por eso encanta estar con ellas”, Óscar Ulloa

Eso sí, el periodista confiesa que lo que lo saca de quicio son los desmadres que le hace Batmy en la casa, por ser tan juguetona.

En estos seis meses que tiene con ellos, la salchicha le ha destrozado tenis, una pared, ropa, entre otras cosas.

“Me destrozó unos audífonos del Play Station que no se consiguen aquí, otros audífonos carísimos, pero al final se le perdona”, mencionó.

Óscar confesó que sus mascotas son las que lo distraen y lo hacen olvidar el estrés del trabajo y que junto su a novia, son el mayor tesoro que tiene, pues entre todas lo hacen muy feliz.

Batmy se ha jalado cada torta en su casa pero aún así el reportero dice chinearla mucho. Cortesía
Batmy se ha jalado cada torta en su casa pero aún así el reportero dice chinearla mucho. Cortesía