Farándula

“Pienso que me voy a quedar sola porque no me sale nadie”

Rafael Ramos, sicólogo

“Tengo una fuerte tendencia a pensar que me voy a quedar sola porque no me sale nadie. Claro, tengo un carácter difícil, lo sé, y hay muchas cosas que mí no me gustan. Tengo pocas amigas porque creo que la gente es hipócrita, pero esto no quiere decir que yo no quiera una relación bonita. Lo que pasa es que uno sabe que nadie quiere comprometerse y yo no voy a perder el tiempo saliendo con alguien si siento que no se quieren comprometer desde el inicio, entonces no tengo paciencia para esto”.

1. Llegó a un momento en el que siente que se va a quedar sola, pero quiere un proyecto de relación de pareja y tiene la capacidad de autodescribirse como una persona con ideas rígidas, o como se lee en su correo, está cargada de estereotipos y etiquetas, desde donde usted lee el mundo pareciera que no hay opción, entonces hacemos realidad aquello que pensamos.

2. Comprendo que usted tenga sus gustos, sus afinidades o preferencias, y que quizás a partir de algunas experiencias le cueste confiar en las personas, pero la vía no es partir de la defensa o poner muros que afecten su interacción con el mundo, alejándose mientras desea que esto cambie, y esto no tiene mucha lógica.

3. No sé si lo ha considerado, pero cuando una persona piensa sobre su vida y tiene elementos de contradicción, se vuelve muy importante buscar ayuda, que nos permita tener un pensamiento más objetivo, lineal y llevadero, porque caminar desde la contradicción siempre nos hace llegar a conclusiones un poco confusas y difusas.

4. Toda persona tiene que estar abierta a comprender que la vida es así, que está llena de colores, ideas, diferencias de criterio, pero tenemos que tener capacidad de asombro, reconocimiento, validación y ver el lado positivo de las cosas y así poder, desde la admiración y la negociación, buscar elementos comunes que nos permitan sostener nuestra vida en pareja. Acá es donde usted tiene que trabajar, es acá donde tiene que considerar si llegó el momento de ampliar o modificar su perspectiva.