.6 junio

La historia de vida de Ana María Canseco podría servir a la perfección para el guion de cualquier culebrón mexicano.

Al igual que le sucede a muchas protagonistas de las telenovelas, la presentadora mexicana creció creyendo que la persona que la había criado, en este caso su abuela, era su madre, cuando en realidad la mujer que le había traído al mundo era a quien ella veía como a su hermana.

Ana María Canseco, presentadora mexicana. Facebook.
Ana María Canseco, presentadora mexicana. Facebook.

“No era mi madre biológica, pero creo que hizo lo mejor que podía con lo que tenía y tanto mi mamá Ara, mi mamá biológica, como mi abuelita, mi mamá Licha, tomaron la decisión que tenían a su alcance de acuerdo a lo que tenían y yo creo que fue la mejor decisión”, declaró Canseco.

Y es que debido a que su madre era muy jovencita cuando quedó embarazada su abuela decidió hacerse cargo de ella y criarla como si fuera su propia hija.

No fue hasta la adolescencia, justo después de que su abuela, a quien ella creía que era su madre, muriera, que la exconductora de “Un nuevo día” (Telemundo) se enteró de la verdad.

"En ese momento el mundo se me vino abajo. Había sido un secreto como una novela, yo creo que cuando las cosas se guardan así de esa manera no es bueno y hay que sacarlo y hay que airearlo”, opinó.

Aunque desde que conoció la verdad hasta que pudo finalmente hablar con su madre biológica de lo sucedido pasaron varios años, ambas finalmente pudieron reconciliarse.

“Nos dimos cuenta de que ella me quería mucho, que las dos éramos buenas personas, que teníamos que estar orgullosas la una de la otra, comprendernos y saber que cada quien hubiera actuado de forma diferente de acuerdo a lo que te toca vivir y experimentar”, contó Canseco llena de madurez.