Por: Rafael Ramos.   13 junio

"Doctor, viera que yo soy una persona nerviosa y negativa. En mi casa todos son así, mis papás no nos dejan salir y ya tengo 35 años. Yo solo salgo al trabajo y hago lo que mis papás dicen. Sé que no está bien, pero vivo llena de miedo y quiero una vida diferente, pero no sé por dónde empezar".

1. Querida amiga, permítame responderle con esta reflexión que escribí hace unos días atrás: ¿Eres la protagonista del drama en tu vida?

2. Creo que todos estamos claros, sobre todo cuando entramos en la etapa adulta, de que la vida nos sorprende con múltiples, grandes y profundas satisfacciones, pero a la vez también nos sorprende con enormes frustraciones, porque la vida es así. Las cosas no siempre son como las planeamos, muchas veces tenemos que ajustar nuestros planes, sueños y metas a las circunstancias que nos toca enfrentar.

3. Pero hay un grupo importante de personas que, ante cualquier cosa en su vida, en su historia o en su día a día, tienen un pensamiento dramático. Veamos:

a. ¿Cómo le va en el trabajo? Muy mal.

b. ¿Cómo está del dolor de cabeza? Fatal.

c. ¿Qué tal su día? Fatal, mucho tráfico.

d. ¿Cómo le va en la universidad? Horrible, los profesores son terribles.

e. ¿Ha bajado de peso? No, estoy peor.

f. ¿Es cierto que le dieron una oportunidad de ascender en el trabajo? Sí, pero me pagan lo mismo y tengo más responsabilidades.

4. Y así, de esta forma y ante cualquier cosa que les pase en la vida sus expresiones emocionales son dramáticas. Es cansado, qué difícil, qué complicado, qué triste, es agotador, transforman su existencia en un drama terrible que nace en la negatividad con la que piensan sobre el mundo y con la que desayunan, almuerzan y cenan. De esta forma, no importa lo que les pasa en la vida, todo es difícil.

5. Las personas que tienen una visión negativa de la vida evidentemente tendrán un núcleo emocional negativo que les llevará a tener conductas de tensión, fricción y resistencia ante la vida. Esto los llevará a caminar por la senda de la tristeza todos los días. Creo que llegó el momento para que revise si en realidad el protagonista del drama de su vida es usted.

6. En la vida algunas cosas salen bien y otras no, en la vida algunas cosas crecen en satisfacción y otras no. Lo que te toca es entender, resolver, empezar a caminar, pero sin esta visión negativa, que la verdad da pereza. Es momento de que usted haga terapia y que sea pronto.