Rafael Ramos.28 diciembre, 2018

Se acerca el final del año y quiero compartirles esta reflexión ante la negatividad que nos topamos con frecuencia.

¿Cómo ser feliz? La pregunta del millón de dólares, pero ¿a qué llamamos felicidad?, ¿cómo ésta se construye?, ¿cómo se mantiene el tiempo?, ¿qué le da sentido y contenido a esta palabra?

La felicidad no es alegría porque esta es una emoción. La felicidad es un conjunto de actitudes para enfrentar la vida. La felicidad se construye cuando en medio de las pruebas y la frustración podemos ser fuertes, firmes, tenaces, mantener la fe, asumir responsabilidades, trazar metas, cuando luchamos sin miedo, cuando dejamos de ser egoísta. Esto y más nos permite ver la felicidad como algo posible.

Todos podemos ser felices cuando dejamos de lado la negatividad, las quejas, de buscar culpables. La felicidad es ser responsable y dar lo mejor en cada momento, aún en las peores pruebas. Así entendida, la felicidad es:

1. Felicidad no es tener solo momentos alegres, es ver la lección en cada situación.

2. Felicidad no es huir del problema o de la tristeza, es enfrentar el tema para que no se haga más grande.

3. Felicidad no es tener o no pareja, esto depende de lo que cada quien haya definido.

4. Felicidad no es tener trabajo, es sentirse realizado con lo que uno hace, aún con el desempleo, pues esto nos permite buscar opciones y hacer algo nuevo.

5. Felicidad no se acaba con nuestros temores, ésta se construye cuando enfrentamos los retos de la vida.

6. Felicidad no es tenerlo todo, es dar gracias por lo que tenemos.

7. Felicidad no es vivir para tener algo, es disfrutar el proceso y vivir plenamente en cada paso.

8. Felicidad no es solamente alcanzar objetivos, es tener motivaciones firmes para cada evento de la vida.

Ser feliz implica aprender a apreciar lo bueno que la vida nos da y aprender que todo los días ocurren grandes pequeños milagros, como el milagro de la salud, el saber que podemos hacer muchas cosas con nuestras manos, saber que podemos apreciar los sabores de cada comida, disfrutar cada momento porque nuestros sentidos funcionan, ser feliz es aprender a soportar las pruebas y tener esperanza y la certeza de que la vida vale la pena vivirla tan solo porque estamos vivos.