Rafael Ramos, psicólogo

Por: Rafael Ramos 24 abril, 2018

"Conocí a un hombre y jalamos nueve meses, luego me fui a vivir con él porque me lo propuso y dejé el apartamento que tenía y me pase a su casa junto con mis dos hijas. Empezamos una relación muy bonita y el primer mes que estuvimos viviendo juntos fue espectacular, pero en el segundo empezaron los problemas. Él comenzó a cobrarme todo. Renuncié a mi trabajo y ahora me dice que vuelva trabajar, porque él no me va a mantener. La verdad no sé qué hacer. Hablé con mi mamá y me amenazó con ir al PANI para quitarme las chiquitas. Ahora vivo en un infierno de pleitos y discusiones todos los días".

1. Lamento su situación, pero debe atender lo más pronto posible, ya que está en una situación de alto riesgo a nivel físico y emocional, por lo tanto:

a. Creo que debe buscar asistencia legal inmediata.

b. Busque el apoyo de su familia.

c. No exponga sus hijas a este ambiente.

d. Busque ayuda sicológica para que pueda tomar buenas decisiones.

e. Debido al poco el tiempo de la relación creo que necesita hacer un análisis de realidad y tomar decisiones.

2. Es importante entender algunas cosas:

a. Usted tuvo un noviazgo de 9 meses y decidió convivir con esta persona, renunció a su trabajo, trasladó a sus hijas y por ende la relación se transformó de una dinámica con tintes de violencia intrafamiliar.

b. Debe buscar ayuda pronto.

3. Creo que las personas eligen por emociones y se precipitan, no se dan el tiempo para ir despacio, ya que a partir de las emociones hacen promesas de amor, sin hacer un análisis del carácter de la otra persona, de sus finanzas, del entorno social, de sus principios y valores, entre otros. Llegé el momento de que aprenda de esta experiencia, busque ayuda, porque si está expuesta a un infierno debe buscar una salida inmediata, porque hay menores de edad de por medio.

4. Frente a estas realidades, uno no puede tener una orientación ilusa ni creer que de forma mágica las cosas se van a resolver, cuando la disfuncionalidad es tan intensa y severa.

5. Creo que llegó el momento de hablar con sus padres, decirles que más que pensar en un pleito legal, lo que usted necesita es apoyo para que organizar su vida. Sus decisiones son las que van a determinar el curso de los acontecimientos.