Por: Rafael Ramos.   12 junio

"Doctor, ¿qué pasa cuando uno tiene un esposo responsable, pero nunca está conmigo? Él sale del trabajo y se va todos los días a ver a su mamá y a su abuela, llega como las 7:30 p.m., no comemos juntos porque él come con ellas, y los sábado se va toda la tarde donde ellas. Los domingo las señoras se vienen para mi casa a almorzar. Nosotros no paseamos, no salimos, no hacemos nada y se lo he dicho. Él tiene otros hermanos y los domingos se vienen todos para mi casa entonces, me toca cocinarle a todo mundo y él no es de ayudar en nada. Él no me hace caso, la abuela y su mamá tienen buena salud, tienen una buena pensión pero él dice que vive mortificado porque le da mucha tristeza que su mamá esté sola. La señora va al gimnasio, hace ejercicio, sale, tiene un montón de actividades y le he dicho que el problema lo tiene él, que me está perdiendo. Por eso, tomé la decisión de irme, porque él dice que no se va, es que hace poco me dijo que yo no entendía su relación con la mamá, porque primero yo soy una mala madre y que mi mamá es una mujer que no supo cuidar bien a sus hijos y ya me cansé. Son muchos años en esto, mi hija ya es mayor de edad, tengo mi profesión y la verdad me voy a divorciar. ¿Estaré bien?".

1. La decisión de divorciarse o no es suya, pero hay que analizarla. Para ello, lo que usted tiene que tener es el fundamento basado en los hechos, ya sea para quedarse o para irse. A partir de ese fundamento, usted va a determinar si es o no una buena decisión. Esto es clave para analizar las cosas, los hechos y a partir de ahí trace una ruta a seguir, pero sea consistente, tenga convicción en la ruta, porque si no va a vivir en un no sé eterno, que en nada ayuda.

2. Con respecto al tema de la relación que tiene su esposo con la mamá, se lo voy a plantear de esta manera: usted tiene un esposo que no saca tiempo para usted:

a. ¿Quiere fines de semana encerrada en la casa atendiendo gente?

b. ¿Quiere una relación con una persona que no está dispuesta a hablar?

c. ¿Usted cree que su esposo toma en consideración su opinión?

d. ¿Cree que hay apertura por parte de él para asumir la responsabilidad y buscar soluciones?

e. ¿Usted ha recibido propuestas ante los problemas?

f. ¿Le han hecho alguna propuesta para estar mejor?

3. Responder estas preguntas es clave para tomar decisiones. En una relación si lo que uno quiere no coincide con lo que recibe y no hay forma de resolverlo, porque la otra persona no quiere, las relación se vuelven muy problemática.

4. Respeto profundamente lo que hace su esposo, me parece que es un hijo excelente, de eso no cabe duda, pero cuando una relación desplaza a la otra persona y la otra queda vacía, la vida es para hacer un balance entre la pareja, el trabajo, los hijos, los padres y los amigos. Una persona que no sabe hacer este balance, se niega a reconocer que tiene un problema en la priorización de sus relaciones, y lo que espera es que los demás entendamos que él es así y punto, y que no se va mover de esa posición, no da ninguna opción de conciliación y usted ahí tiene que tener claro qué hacer.

5. Creo este es el momento, tómese el tiempo de ver las cosas tal y como son, sin darle tanta vuelta. Tome una decisión pues usted ha caminado con la insatisfacción, entonces, defina su camino, pero que este no dependa de una espera sin sentido, esperando que algo mágico suceda.