Por: Rafael Ramos.   Hace 6 días

“Estimado doctor Ramos, le escribo porque mi novio y yo tenemos una relación muy difícil, peleamos mucho, nos gritamos todo el tiempo, nos faltamos el respeto, ninguno de los dos pone de su parte y hemos intentado ir a terapia, pero no vamos. Queremos seguir adelante, pero ninguno de los dos quiere ceder. Esto me tiene muy cansada y quisiera saber qué podemos hacer para que esto funcione”.

1. Querida amiga lectora, creo que desde lo que usted describe el pronóstico de su relación lo veo profundamente negativo, porque cuando dos adultos conscientes de que no hacen las cosas bien y que su conducta, lejos de traer beneficios, crea múltiples complicaciones, es poco lo que se puede hacer, a no ser que hagan un cambio radical para buscar soluciones.

2. Dice que los dos discuten, tienen problemas, ninguno quiere ceder, no son capaces de proponer, no han logrado ir a terapia, no han logrado resolver y aún así quieren seguir adelante. Pregunto, ¿a qué costo emocional si ninguno de los dos es capaz de ceder?

3. Frente a este cuadro, creo que lo que corresponde es buscar una terapia urgente. Me parece que esto no se debe postergar más para darse a la tarea de aprender a controlar su carácter, modificar sus enojos y aprender a comunicarse como adultos sensatos, prudentes y que actúan con cordura, haciendo un buen análisis de cada situación. De no hacerlo, simplemente van por muy mal camino.

4. Aprender a manejar las emociones es una responsabilidad personal irrenunciable en cualquier proyecto de relación humana, sea de pareja, trabajo, familia o de amistad, el enojo y la mala crianza progresivamente se transforman en agresión y una vida estructurada desde la violencia nunca va a dar buen resultado. Es momento de que se pongan a trabajar para resolver o quizá tengan que enfrentar el escenario de la separación.

5. Continuar sobre la vía del conflicto, las discusiones sin sentido, explosivas, hirientes y agresivas, nunca va a dar un buen resultado. Creo que ante la claridad de las dificultades que ustedes tienen o buscan ayuda ya o es poco lo que se puede hacer. Dispónganse a trabajar y a abrir la mente porque el camino de la violencia en una vida de pareja es un sinsentido en el amor.