Por: Rafael Ramos.  16 abril

"Tengo un problema con mi forma de ser, ya que termino dañando mis relaciones por no controlar mi carácter. Soy muy caprichoso, siempre quiero hacer las cosas a mi gusto y me cuesta mucho controlarlo. Tengo más de 50 años y no cambio, aunque trato de controlarlo al final me desespero. Cuando siento que mi pareja es inmadura, caprichosa o no hace las cosas como a mí me gustan me descontrolo".

1. Intuyo que usted está solo en este momento y creo que debería seguir así hasta que no haga el esfuerzo por revisar a profundidad la conveniencia de sostener y mantener este patrón.

2. Usted describe muy bien lo que no funciona, pero más allá de identificar tiene que darse cuenta que necesita ayuda para trabajar un cambio. Al reconocer actitudes egoístas, intransigentes y manipuladoras, debe darse cuenta que estas son incompatibles con el amor y es cansado estar con una persona cuya forma de ser es así.

3. Creo que darse cuenta de que su estructura de comunicación, forma de ser y de estar en una relación no es sana y no querer hacer nada es lo peor que puede hacer.

4. Toda persona es capaz de transformar su situación en aquello que quiere y desea. En el momento en que se reconocen esas actitudes negativas y se modifican este tipo de conductas, usted podrá adquirir situaciones más sanas, por lo que tendrá mayor apertura, conciliación y prudencia.

5. Mucho de esto tiene que ver con la forma en la que ha decidido caminar por la vida, pero todo ser humano está en capacidad de reinventarse y para lograrlo muchas veces requiere de apoyo terapéutico, hacer buenas lecturas y dejarse guiar para modificar estos patrones que han generado una forma de interpretar e interactuar con el mundo que no siempre es sana.

6. Le invito a que busque una ayuda profesional, para que le orienten, procurando hacer este cambio que considero le va a traer muchísimos beneficios.