Rafael Ramos.25 marzo, 2018

"Tuve un noviazgo de cinco años, vivimos juntos y ella de pronto me dijo que no quería seguir. Nos separamos por dos años, volvimos y ahora ella dice que no quiere nada. Creo que está un poquito confundida y que no tiene claro lo que quiere porque según ella, yo la presionó mucho. Ella dice que me aprecia, pero que no me ama. Siento que podemos seguir adelante y luchar por lo nuestro".

1. Comprendo que a partir del noviazgo o el breve y fugaz periodo de convivencia, usted insista en que se puede luchar, pero le pregunto: ¿realmente es algo de los dos? Una relación funciona si los dos quieren, de lo contrario se va por mal camino.

2. Ella dice que no quería vivir con usted y que regresar fue un error. Ella no quiere seguir a su lado, así que volver a estar juntos bajo el mismo techo me parece inapropiado. Mientras usted dice: “Sí podemos”, ella responde: "Yo no quiero con vos”. Hasta que esto no esté claro, regresar me parece una situación de alto riesgo emocional.

3. Mi recomendación es que busquen terapia de pareja, pero si una persona expresa de manera consistente, coherente y constante cuál es su perspectiva respecto a la relación es necesario tenerlo en cuenta. En su caso pareciera que ella simplemente no quiere seguir en la relación y usted sí, pero van por caminos diferentes.

4. No se puede obligar a una persona a amar a otra, o a asumir un estilo de vida que no quiere. No se puede forzar una relación, aún cuando uno de los dos ame profundamente a la otra persona. La pregunta que procede es: ¿cómo amar de forma ilimitada a una persona que dice claramente que no quiere estar con otra? Insistir en un amor no correspondido es una propuesta afectiva que debe ser cuestionada a fondo.

5. Llegó el momento de asumir la realidad y si ella dice que no quiere lo más importante sería que usted busque ayuda, porque insistir tanto sobre una situación que parece no tiene vuelta de hoja no da muchas posibilidades. Amar de esa manera siempre va a propiciar proceso de frustración.