Por: Rafael Ramos.   31 mayo, 2018

"Doctor, tomé la decisión de volver con mi novio después de tres años de haber terminado. En aquel momento ya teníamos cuatro años de noviazgo, pero habíamos terminado muchas veces por sus problemas con otras mujeres. Durante los tres años que terminamos igual nos seguimos viendo, básicamente para tener sexo, pero ahora que regresó me doy cuenta que sigue exactamente en lo mismo. Él me dice que le dé tiempo, pero es que además volvió celoso, con problemas de carácter y ahora tiene unas juntas con las que sale a jugar fútbol dos o tres veces a la semana y dice que los viernes y sábados en la noche son para él y sus amigos, que que esto no lo va negociar. Entonces me pregunto para qué volvió conmigo y qué es lo que quiere".

1. Quisiera arrancar preguntándole el por qué elige una relación en la que, durante los cuatro años que duró, hubo múltiples rupturas. Durante los tres años de separación en realidad lo que se hizo fue modificar la relación pues se siguieron viendo y nada se solucionó. Ahora, estando nuevamente en la relación, además de los problemas viejos, tiene una posición cerrada, sin diálogo, con las mismas conductas y con mayor intransigencia. ¿Esto es lo que usted quiere?

2. Con mucha frecuencia las personas se preguntan el por qué pasan las cosas, pero hay cosas que no se tienen que entender, simplemente se tienen que ver. Cuando sabemos cómo son y qué color tienen, hay que preguntarse por qué seguimos ahí, es su decisión, pero vea la realidad. Si nuestra vida en pareja suena disfuncional, complicada y no hay una solución real a los problemas viejos, ¿esto es lo que usted quiere?

3. Si ante una realidad tan complicada que le causa frustración usted sigue haciendo la misma elección, la pregunta es: ¿qué pasa con usted?, ¿cómo está su autoestima?, ¿cuál es su concepto de amor? El tema no es preguntarse: ¿qué le pasa a él? Vea la situación de forma objetiva y real.

4. Cuando en el amor nos hacemos la misma pregunta una y otra vez, encontramos la misma respuesta una y otra vez. Soñar con una solución mágica pareciera ser un acto de irresponsabilidad personal que puede sujetar a cualquier pareja a múltiples complicaciones, sin soluciones y nada se resuelve entonces, porque seguimos eligiendo lo mismo. ¿Esto es lo que usted quiere?