Erick Quirós.3 mayo
Maradona y Luismi eran buenos compas hasta la venganza del 10. TYC Sports
Maradona y Luismi eran buenos compas hasta la venganza del 10. TYC Sports

El exfutbolista Diego Maradona (qdDg) vivió muchos de sus mejores días en México cuando ganó el Mundial realizado en ese país en 1986.

Sin embargo, hay otras fechas que quedaron marcadas en la memoria del 10 y de sus allegados en sus visitas a territorio azteca.

Ahora que está de moda la serie de Luis Miguel, muchos recordaron la anécdota que vivió el astro argentino con el Sol de México, al que le dejó una cuenta de 6.500 dólares (casi cuatro millones de colones) para vengarse de él por no guardarle espacios en la primera fila de uno de sus conciertos.

La historia fue contada por Guillermo Coppola, mano derecho de Diego, en TyC Sports, quien recordó que eso ocurrió luego de un concierto en la ciudad de Pachuca, Hidalgo.

“Llegamos tarde, siempre llegábamos tarde. Entonces, en vez de darnos la primera fila, nos dieron la fila cuatro. Ahí Diego empezó a decir, ‘vámonos’”, comenzó Coppola.

Guillermo intentó calmar a Diego: “¿A dónde querés ir? Ya estamos acá, vamos a comer. Tranquilo”. Finalmente, el Diez decidió quedarse. Pero su manera de expresar la cólera que se tenía fue pidiendo el champagne más distinguido: “Cristal, rosado. 1, 2, 8, 11… Todas las mesas alrededor con Cristal”.

“Terminó el show y nos habíamos tomado 12 o 13 botellas con la gente cercana, porque nosotros solos, imposible. Pero 12 o 13 botellas de Cristal rosado y tenía que pagar Luis Miguel, no íbamos a pagar nosotros”, agregó Coppola.

Guillermo Coppola fue la persona de más confianza de Diego. AFP)
Guillermo Coppola fue la persona de más confianza de Diego. AFP)

Según el histórico representante de Maradona, cada botella valía entre 400 y 500 dólares, por lo que gastaron entre 4.800 y 6.500 dólares.

“Fuimos al camerino, le dejamos la cuentita, le dejamos saludos y nos fuimos. Ni lo vimos… Lo vimos cantando, festejamos y aplaudimos”, confesó entre risas.

De aquel episodio quedaron algunas chispas entre ambas figuras. Sin embargo, tiempo después tuvieron chance de arreglar las cosas.

“Después con el tiempo recompusimos relaciones... Diego era así, iba al frente, pero después se acomodaban las cosas”, finalizó Coppola.