Erick Quirós.12 noviembre, 2019

Un día después de levantar el trofeo de “Dancing with the stars”, Sofía Chaverri todavía sigue con la misma energía y felicidad que cuando anunciaron que era la ganadora de la sexta temporada del programa de meneos del 7.

Ella con costos pudo descansar, pues este lunes tenía que seguir con sus actividades en un teatro de títeres con el que trabaja.

Ella admite que su victoria puede ser sorpresiva, en cierta forma, porque el gran favorito por el nivel de baile mostrado siempre fue Greivin Morgan, pero también sabe que ella dio lo máximo y eso se vio reflejado en los votos de la gente.

Chaverri no tiene tiempo ni de descansar por su trabajo en el teatro. Fotografía: Lilliam Arce.
Chaverri no tiene tiempo ni de descansar por su trabajo en el teatro. Fotografía: Lilliam Arce.

Sofi espera que su carrera crezca aún más con este gran logro, el cual comparte con su bailarín Javier Acuña y por supuesto con su famoso personaje de “Los Enredos de Juan Vainas”, Rosalinda.

–¿Pudo dormir?

Me costó un montón porque yo tengo insomnio, el cual que creció en los últimos meses. Tras de eso estaba con la adrenalina al máximo, entonces dormí como dos horas porque tenía que levantarme a las 6:30 de la mañana, pero me siento fresquita seguro es por todo lo vivido durante estos últimos días.

–¿Por qué temprano?

Me tocó ir a trabajar con el Moderno Teatro de Muñecos con una obra de títeres en un Cen-Cinai de Cartago y fue vacilón porque, además, de que había un montón de chiquitos, otros de otras escuelas comenzaron a llegar cuando se dieron cuenta que yo estaba ahí y bastante bonito. Me decían que votaron por mí y fue gratificante porque aunque estaba cansada no podía cancelar porque es mi trabajo y me gusta mucho lo que hago.

La pareja disfrutó la experiencia a más no poder. Fotografía: Lilliam Arce.
La pareja disfrutó la experiencia a más no poder. Fotografía: Lilliam Arce.

–¿Quién ganó, Sofía o Rosalinda?

Definitivamente fue Sofía en conjunto con Javier y Rosalinda, que jugó un papel importante. Creo que ese personaje tiene el cariño de mucha gente que se convirtió en apoyo. Tengo claro que si no fuera por ella tal vez nunca me hubieran invitado a participar en Dancing, pero desde un principio me enfoqué en ser yo y eso la gente lo agradeció, por eso creo que el mérito es por la entrega y el esfuerzo que hicimos.

Yo siempre tuve la duda de cómo me iban a recibir porque sabía que querían a Rosalinda, pero había que ver cómo la gente recibía a la actriz. Al ver los porcentajes de apoyo que tuve me sentí muy agradecida porque eso reafirma el cariño que nos tienen a todos los actores y a los personajes del programa.

–¿Qué fue lo más difícil de Dancing?

Fue enfrentarme conmigo misma, a todo nivel, eso me dio más confianza y seguridad porque Dancing lo enfrenta a uno a todos los miedos y sentimientos. Había momentos en los que dolía todo y ya no podía seguir, pero supimos encontrar la manera de hacerlo.

–¿Cómo lo hizo?

Creo que Javier tuvo mucho que ver en eso y me dejó una lección para mí como directora. Si veo que los actores están embotados lo mejor es refrescar de alguna manera, él me decía que fuéramos por un café o descansara un poco y con eso ya me recuperaba.

–¿Piensa que fue la mejor bailando?

Greivin fue una competencia muy digna, al igual que los demás finalistas, por eso nunca pensamos que éramos los mejores, pero tampoco los peores. Él tiene la facilidad para esto, era claro que el nivel de él era muy alto y uno lo veía y me preguntaba: ¿cómo no se dedica al baile? pero el programa está hecho para que el público elija, yo la verdad me siento muy honrada que me hayan elegido y de haber disputado la final con todos ellos.

Pero Sofi, Greivin y los demás finalistas fueron dignos rivales. Fotografía: Lilliam Arce.
Pero Sofi, Greivin y los demás finalistas fueron dignos rivales. Fotografía: Lilliam Arce.

–¿Les generaba presión extra ver las calificaciones de los demás?

El éxito fue no compararnos con los demás, yo procuraba no ver las coreografías de los otros para no pensar que estábamos mejor o peor que ellos y solo enfocarnos en lo nuestro.

–¿Usted estuvo unos segundos fuera del programa (con la equivocación de David Martínez), qué pensó en ese momento?

Ese día pensé que ya se había acabado todo y por dicha no fue así. Siempre traté de ser muy positiva en todo porque el poder de la mente influye y así fue.

–¿Les ayudó el estar lejos de las polémicas?

Hay que tener claro que no a todos se les cae bien, hay gente que tiene favoritos por una u otra razón, tal vez no les gusta cómo uno baila, cómo habla o cómo es, pero lo importante es mantenerse lejos de los chismes y la polémica. Trato de ser sensata e inteligente a la hora de actuar u opinar y no voy a dañar la imagen que tanto me ha costado construir.

–¿Les molestó que algunas de las otras estrellas no aceptaran sus eliminaciones?

Uno entiende que hay enojos por parte de algunos, pero yo por mi lado intenté no tomarme nada personal, igual le dije a Javi y a mis personas cercanas que si veían algo que no era edificante no me dijeran nada, todos son libres de opinar y si alguien se molestó no me di cuenta.

–¿Qué va a hacer ahora?

Quiero respirar un poco de todo, pero mi descanso será por ahí de Navidad, por ahora sigo actuando y dirigiendo la obra el Grinch, tengo grabaciones con la serie y otra obra de la cual muy pronto les daré detalles.

–Ya se habla de que la sétima temporada participarán los ganadores de los años anteriores, ¿le gustaría estar en las mismas el próximo año?

Primero tendría que hablarlo con la producción porque Dancing es una experiencia que más crecimiento me ha dado, pero requiere mucho tiempo y compromiso por lo que tendría que pensarlo muy bien.