Rafael Ramos.15 julio

“Todo el mundo me dice que soy muy intensa. El otro día conocí a un muchacho, me encantó y en la primera salida nos besamos. A mí esto me pone mal porque después de algo así no vuelven a escribirme. Este muchacho me pareció muy lindo, nos besamos y pasamos hablando durante toda la actividad. Al día siguiente salimos a almorzar, la pasamos muy bien y me molesté porque el lunes me escribió hasta el final del día, así que le reclamé y le dije que si quería algo serio no podía despistarse tanto tiempo”.

"Me molesté muchísimo porque el lunes me escribió hasta el final del día, se lo reclamé", contó nuestra lectora.

1. Sería bueno que haga terapia y revise la forma en la que lleva las relaciones, sobre todo con ejemplo que da en el que conoce a alguien, lo besa, almuerza con él al día siguiente y usted le reclama porque el muchacho se comunica horas después. Esto definitivamente es una reacción desproporcionada, de ahí la importancia de buscar terapia.

2. Desarrollar expectativas efectivas a partir de un beso y esperar que la otra persona gire en torno a su vida, en menos de 36 horas es un grave error. Esto no es conocer, esto más bien podría ser forzar las cosas. Si usted se describe como una persona que tiene un patrón, tan solo debe ver los hechos, sobre todo si esa conducta la pone frente a estas complicaciones. ¿No le parece que llegó el momento de que revise a fondo sus expectativas?

3. Cuando una persona, en cuestión de horas asume un proyecto de relación, definitivamente va por un camino complicado, porque no es normal que en tan poco tiempo existan sueños y emociones desbordadas sin conocer a fondo a la otra persona. Amar no es conocer y minutos después vincularse.

4. Cuando se corre mucho, se avanza poco, por lo que esa intensidad emocional y ser tan demandante, la tienen que motivar a buscar ayuda y hacerlo pronto para evitar que este patrón se siga repitiendo.

Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr
Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr