Rafael Ramos.29 marzo

“Doctor, tomé la decisión de divorciarme luego de un matrimonio de 32 años porque no he sido feliz. No solo me voy a divorciar sino que me voy de la casa, ya tengo todo resuelto, pero me dolió mucho porque tengo cinco hijas y dos decidieron quedarse viviendo con el papá. Esto a mí me parece terrible por el hecho que ellas no se den cuenta que con esto me lastiman. La relación estaba muy tensa, casi no nos hablamos y esto me tiene muy molesta”.

1. Querida amiga, esta es una decisión muy personal que responde a su proceso afectivo y a su situación de pareja. Es usted la que decide divorciarse de su pareja, esto no es un tema de los hijos, es un tema suyo.

2. En cualquier proceso de divorcio hay que comprender que los hijos no deben ser sujetos de conflicto ni ponerlos a elegir entre un padre o el otro. Los hijos tendrán razones para elegir con quién viven y esto no debería significar una mortificación emocional que la lleve a romper las relaciones y crear una distancia afectiva simplemente porque sus expectativas eran otras.

3. Sus hijas son adultas, creo que tomarán sus decisiones y el hecho de que ustedes como pareja no funcionen, no significa que tengan que alejarse del padre porque esto responde a una decisión personal.

4. Un divorcio implica respeto a la estabilidad emocional de los hijos, a cualquier edad, no someterlos al conflicto entre la pareja, mucho menos presionarlos a que vivan con uno u otro, o crear situaciones emocionales que son absolutamente improductivas, puesto que deterioran la relación.

5. En un divorcio, evidentemente se modifican los patrones de relación, pero esto no supone suprimir la relación de uno u otro, todo lo contrario, es aprender a que ahora somos una familia separada, que los hijos tienen dos ambientes y dos espacios de relación con sus padres. No debería ir más allá de esto.

6. Le invito a que haga una reflexión: ¿qué aporta enojarse con sus hijas?, ¿cree usted conveniente manejar las cosas de esta manera?, ¿por qué necesariamente sus hijas tenían que irse con usted?, ¿cuál es el problema de que se queden a vivir con el papá?, ¿por qué no lo puede respetar? Haga un análisis objetivo sin complicarse, para que haga de esta experiencia una etapa constructiva y no una etapa de mayores y nuevos conflictos. Un divorcio no tiene que suponer un caos sino una reorganización personal y familiar.

Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr
Envíe sus consultas al correo ramosdeapoyo@lateja.cr