Farándula

Trabajadores de productoras de eventos masivos piden que los dejen bretear

La industria del entretenimiento sigue detenida por culpa de la pandemia

Un gran grupo de trabajadores de productoras de eventos masivos se manifestaron este jueves de manera pacífica en el centro de San José, ya que llevan un año sin trabajar y necesitan soluciones.

El punto de encuentro fue el teatro Melico Salazar y de ahí se movieron hacia el parque Nacional, lo hicieron jalando las cajas donde tienen guardados desde hace un año los equipos de grabación, de sonido, las luces y tarimas, entre otros implementos que comúnmente necesitan para el montaje de una producción.

Ellos están pidiendo que se reactive ese campo del entretenimiento y dicen contar con todo un protocolo de seguridad, pero aseguran que el Gobierno no les quiere dar pelota.

Una de las primeras medidas que tomó el Ministerio de Salud con la llegada del covid-19 al país (el primer caso se dio 6 de marzo del año pasado), fue suspender todas las actividades en las que haya reunión de personas y por ende quedaron cancelados todos los conciertos y eventos masivos.

“Ha sido un año muy duro, nuestras empresas ya no tienen cómo sostener más su operación, sin ingresos ningún negocio puede sobrevivir, hemos tenido que tomar medidas drásticas como el despido de más del 80% de los colaboradores directos y el restante se mantiene con suspensión de contrato o reducción de jornada laboral”, dijo Elías Arias Quesada, presidente de la Cámara de Empresas Productoras de Entretenimiento, Eventos y Afines (Caproevent).

Los productores de conciertos aseguran que ellos puede hacer un evento, por ejemplo, en el estadio Nacional, con un aforo de 15 mil personas debidamente distanciadas, pues al reciento le caben 35 mil almas.

Rándall Solano, gerente de ventas de Rahso (alquilan equipos para eventos especiales), mencionó que ya es hora que a las autoridades se les quite “ese miedo a los eventos masivos”.

“Muchas familias dependemos de esto directa e indirectamente, ya el Gobierno les permitió hace muchos meses a hoteles y restaurantes tener su actividad económica y por qué no nos permiten a nosotros poder trabajar, que nos dejen hacer eventos sin miedo, con todos los protocolos”, dijo.

A la fecha, el Ministerio de Salud ha autorizado la realización de eventos con un máximo de aforo de 75 personas para fiestas sociales y 300 personas para actividades corporativas y académicas; sin embargo, los productores aseguran que esta medida no es rentable para ellos pues con esa cantidad de gente no se cubren los costos operativos que conlleva una producción de calidad.

El empresario artístico Don Stockwell fue otro que marchó.

“Es tanta la gente que está ligada a esta industria y que se ha visto afectada por esta paralización. Nosotros somos muy aliados de la seguridad de nuestros fans y nuestros clientes, ya es hora que nos pongan atención”, dijo.

Silvia Núñez

Silvia Núñez

Periodista de Espectáculos y Sucesos. Bachiller en periodismo de la Universidad Central desde el 2004. Labora en el Grupo Nación desde el 2013.