Farándula

Una angelita en el cielo y tres en la tierra motivan a Leo Jara para lucirse en Nace una estrella

El artista brumoso, de 39 años, es el único participante papá que sigue con vida en el programa de canto de Teletica

Una angelita que lo cuida desde el cielo, una que se está gestando en la pancita de su esposa, Jackye Valerín, y otros dos, un poquito más grandes, motivan al cantante Leo Jara para lucirse cada domingo en el escenario de Nace una estrella.

El artista brumoso, de 39 años, es el único participante papá que sigue con vida en el programa de canto de Teletica y que celebrará su día este domingo. Anteriormente también estuvo José Daniel Corrales, pero ya fue eliminado.

Leo festejará su día haciendo lo que más le gusta y lo que le ha traído alimento a su familia por muchos años. Primero, se presentará al mediodía en Doris Steak House, en el centro comercial El Pueblo, en Calle Blancos, y en la noche pulseará seguir en la competencia del 7.

El artista nacional se une a la lista de papitos puras tejas, como Adriano Núñez y Joao Paulo Olivato, que les hemos presentado y presentaremos durante esta semana.

- ¿Cuántos hijos tiene?

Tengo dos, una de 17 (de una relación anterior), otro de 12 y una que viene en camino. También tengo una en el cielo, una pérdida que tuvimos el año anterior.

- ¿Cómo inició su historia como papá?

Yo creo que todos añoramos ser papás algún día, es una experiencia superchiva, que te hace madurar de todas maneras. Cuando ya van creciendo se aprende mucho más, se va complicando un poco porque ya son personas con personalidades y formas de ver la vida distintas, pero eso es hermoso.

- ¿Qué han significado ellos en esta participación en Nace una estrella?

Un gran apoyo, por ejemplo, el chiquitillo es un poco calladillo conmigo, parecido a mí, que no soy muy expresivo, pero mi esposa me cuenta que cuando yo estoy cantando se pone superfeliz, brinca y se emociona. Yo le pregunto que cómo me vio y solo me dice que bien, es como quitado, pero obviamente uno lo hace por ellos, esperando que se abran puertas para darles un mejor futuro.

- ¿Cree que es cierto eso que dicen que los hijos siempre vienen con un bollo de pan debajo del brazo?

Sí, yo creo que ellos, pero también la que está en el cielo, influyeron para que llegara esta oportunidad que tanto añoraba. Los hijos son una bendición y creo que todo va de la mano, nosotros nos dimos cuenta que estábamos embarazados y al tiempito me llamaron de Nace una estrella.

- ¿Cómo es como papá?

Soy muy estricto, de hecho mi esposa pasa diciéndome eso, porque ella es más alcahueta y yo soy el mano dura. A veces es un balance bonito porque ella jala para un lado y yo para el otro, pero siempre unidos, porque yo creo que si a los hijos se le afloja demasiado, cuando te das cuenta, van por otro lado, entonces yo soy de los que está encima con las cosas de la escuela. Sí los amo y soy cariñoso, pero también estricto.

- ¿Alguno le ha salido por el lado del canto?

De momento no.

- ¿Le gustaría?

Vieras que eso es complicado, porque la música es algo que envuelve mucho y a mí me da miedo de que les apasione tanto que se desliguen de otras cosas, pero a la vez sé que es algo hermoso y muy educativo, creo que hay que buscar la manera de que lo sepan sobrellevar. Yo creo que a la bebé que viene en camino sí la voy a meter desde pequeña a aprender más cosas relacionadas con la música, yo estoy mayor y más maduro, entonces sé por dónde llevarla.

- ¿Le diría que se sufre mucho como cantante?

Sí, uno sabe que es una carrera en que se lleva palo y se sufre, pero por eso siempre es bueno tener otras opciones. Es cuestión de guiarlos para que lleven todo en conjunto.

- ¿Qué va a hacer el Día del padre?

Trabajar, gracias a Dios ese día hay trabajo. Pienso desayunar en familia, luego al mediodía en Doris Steak House y después de eso me voy al programa. Es como un regalo porque tengo rato de no poder trabajar, primero porque no hay tanto trabajo por lo de las restricciones y también porque el programa demanda su tiempo, por ejemplo los sábados hay ensayo general y domingo programa.

- ¿Cuál diría que es el mayor aprendizaje que ha tenido como papá?

La paciencia, porque de verdad que yo antes era más colérico, me estresaba mucho y yo creo que los hijos te van poniendo los pies sobre la tierra. Son personitas que no saben nada de la vida y enseñarles es un proceso complicado, pero muy bonito.